Miles de personas marcharon para manifestar su desconecto por la decisión del presidente electo de cancelar el aeropuerto en Texcoco, pero también para decir “no a consultas simuladas, ni al autoritarismo, ni a intereses particulares”.

AMLO interviene para que los legisladores de su partido no promuevan iniciativas sin previa consulta técnica de sus impactos en la realidad.

La coalición SUMAS exige al presidente electo Andrés Manuel López Obrador un alto a la guerra contra las familias mexicanas, y convoca a una resistencia civil ante los ataques de MORENA y sus aliados.

“La consulta de López Obrador sobre el nuevo aeropuerto es una jalada”, dijo, Catón, analista, politólogo, historiador, escritor y sobre todo, un gran patriota, quién además de esto, considera un grave acto de corrupción política lo sucedido con la consulta de AMLO para el nuevo aeropuerto.

Ante los claros ejemplos de que López Obrador es un dictador que no se detendrá ante nada, sólo nos queda como sociedad si nos volvemos “sumisos” o participativos.

Morena informó que se planea implementar la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana en el Senado, que pretende reformar con “bases e instrumentos legales” el cobro de impuestos reforzando la confianza hacia las instituciones.

Ricardo Anaya ha pactado en secreto con López Obrador a cambio de inmunidad, pero los panistas de a pie quieren impedirlo.

Como gran paradoja, AMLO parece encarnar con sus dichos el modelo neoliberal al que también dice aborrecer, por ejemplo: reducción tajante de la burocracia, bajarle los sueldos a los trabajadores gubernamentales, el gobierno de tamaño pequeño; reducción de impuestos para que los ricos paguen menos, entregar la obra pública a los particulares, entre otros.

La corrupción del PRI seguirá afectado al país después de la salida del presidente Peña Nieto, por el pacto de impunidad que ya les ha anunciado López Obrador.

¿Por qué Morena y López Obrador se conducen con el mismo oportunismo, cuando prometieron que serían diferente?