Juan Manuel Martínez, mejor conocido como el “Padre Trampitas”; es solo uno de los grandes personajes que dedicaron su vida a presos del máximo penal de las Islas Marías. Donde hoy será un lugar con para otros fines; comprobando una vez más que AMLO no busca el bien de todos los mexicanos.

Todos creíamos conocer la ideología de Andrés Manuel López Obrador, lo considerábamos alguien socialista; pero tomando en cuenta al sistema socialista, marxismo y al neoliberalismo, es difícil comprender si busca el bien del pueblo o atacando el desarrollo económico del país.

#YoSíQuieroContrapesos es un grupo de líderes de opinión, políticos y empresarios que quieren encauzar el cambio no obstaculizar al gobierno.

Tras el quiebre de las instancias para las mujeres por parte de AMLO, su administración se pinta hipócrita, pues durante su campaña prometió que las mujeres serían la prioridad e incluso formarían parte de su cuarta transformación.

Tras la victoria arrasadora por parte de AMLO y Morena, los partidos políticos grandes y pequeños, han quedado como simples minorías que no logran expresar contrapeso. Simplemente son el reflejo de un fracaso.

En un país democrático y parcial, dónde solo se hacia escuchar y obedecer al presidente; la oposición y dialogo, lograron ganar y hacer notar el contrapeso a Morena.

En los últimos meses con las revueltas que se ha visto involucrado, creemos que su posible quiebra se deba a la mala administración de AMLO, sin embargo, hay problemas que ha ido jalando desde la administración de EPN.

Más de 20 000 mujeres violentadas quedarán sin apoyo debido a la suspensión de presupuesto a la Red Nacional de Refugios, ordenada por el Gobierno Federal.

Suecia, Dinamarca, Japón y Finlandia son ejemplos de países donde el pueblo ha demostrado ser sabio ante sus gobernantes y aunque or Andrés Manuel López Obrador mantiene ciertas similitudes con aquellos mencionados; haya que captar las similitudes de esos pueblos.

Las bendiciones de nosotras las ñoras, normalmente les temen a esos monstruos nocturnos que se alimentan de miedo, pero en nuestra realidad, existe un monstruo llamado presidencialismo; que igualmente se alimenta de nuestro miedo.