¿Cómo sacar lo mejor de las personas?

La esperanza es la virtud de un corazón que no se encierra en la oscuridad, no se detiene ante el pasado, sino que sabe mirar al futuro.

En la audiencia del miércoles posterior al terremoto en México, el Papa Francisco habló de cómo educar en la esperanza. Al finalizar expresó su cercanía y oración por el pueblo mexicano por el terrible suceso que padecimos y por las dolorosas secuelas.


Sacar lo mejor


Con este preámbulo, me planteo y les planteo cultivar la esperanza de cómo podemos sacar lo mejor de cada uno y de los demás.

Es innegable que los mexicanos que formamos el pueblo “común y corriente”, ante esta sacudida de dimensiones que nos rebasan, hemos sacado una solidaridad dispuesta a todo, con tal de ayudar a quien lo necesitara. Muchas veces enfrentando decisiones que hubieran ocasionado abandonos de vida o incluso arriesgándose a la muerte. 

Nos podemos ubicar en un diálogo de tú a tú con Francisco. Señala que sobre la educación para la esperanza, imagina conversar con cualquier persona dispuesta a aprender. Enumero algunas de sus ideas:

1. Confía en Dios Creador, que llevará su creación a cumplimiento definitivo, en el Espíritu Santo que guía todo el bien, en Cristo que nos espera al final de nuestra existencia.

2. La esperanza es la virtud de un corazón que no se encierra en la oscuridad, no se detiene ante el pasado, sino que sabe mirar al futuro.

3. ¡Donde Dios te ha plantado, espera! No cedas al desánimo. Recuerda que el enemigo que tienes que derrotar está dentro de ti. 

4. Cree firmemente que este mundo es un milagro de Dios, que él nos da la gracia de realizar nuevos prodigios, porque la fe y la esperanza caminan juntas.

5. Reconoce que por el Bautismo tu vida pertenece a Cristo y él vive en ti, y a través tuyo, con su mansedumbre, quiere someter a los enemigos del hombre: el pecado, el odio, el crimen, la violencia.

6. Nunca pienses que has luchado en vano, que al final de la vida nos espera el naufragio. Dios no nos engaña, llevará a plenitud, como una eterna primavera, la esperanza que ha puesto en nuestro corazón. No te quedes paralizado, levántate, camina, confía, sueña. 

7. Sé constructor de paz y no de odio o división. Ama a tu prójimo, respeta el camino de cada uno, sé compasivo y justo. Pide a Dios la gracia de ser valiente.

Al final el Papa dice: Que nuestra Madre la Virgen de Guadalupe con mucha ternura esté cerca de la querida nación mexicana.

La prensa en el extranjero ha mostrado su admiración y entre otros textos encontramos: “Fe y solidaridad, esperanza y fraternidad: Los valores que llenan el país.” Es importante que a la luz de otros ojos estos valores que tenemos integrados, seamos capaces de poner en práctica también en las circunstancias ordinarias.

Me consta que un joven llegó del Estado de México a la zona más afectada de la Ciudad de México: Narvarte – Colonia del Valle. Palabras más, palabras menos, dijo: no sé dónde estoy, me uní a otros jóvenes, en la noche me acosté y luego pensé no puedo estar aquí cuando otros están tan mal… Así un sinfín de historias.

El Presidente de la República y el Jefe de gobierno de Ciudad de México dieron órdenes muy concretas de la prioridad para encontrar a personas atrapadas. Buen arranque, pero ¿siguieron hasta el final el cumplimiento del mandato? Espero sepan que otra vez el pueblo se impuso para seguir la faena que algunos militares quisieron dar por terminada…

Los jóvenes se cuidaron de que algunas instancias del gobierno “atraparan” las ayudas en víveres, ropa y medicinas. Ellos mismos las hicieron llegar. El aguerrido Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro, levantó la voz para impedir los desmanes. En un video mensaje expresó: “Se han derrumbado y han colapsado muchos edificios, muchas casas y muchas iglesias, pero no se ha derrumbado nuestra fe ni nuestra esperanza, ni la fraternidad ni la solidaridad. Esos valores son los que nos pueden sacar adelante”.

El ejército, la marina, protección civil se movilizaron, pero los jefes de los distintos niveles del gobierno tienen obligación de velar, hubo corruptelas que claman al cielo y deben poner orden.

México se levantará, pero queda una gran responsabilidad para quienes participan en distintos niveles de autoridad de sacar lo mejor de cada persona. Las ideas de Su Santidad son luz que ilumina, no es momento de caer en la indiferencia, es una oportunidad de recuperar el rumbo.

A padres y maestros:

Este suceso tiene que haberles sorprendido, tal vez pensaban que el hijo o el alumno distraído, ensimismado en las noticias de su celular estaba “en las nubes”, y en realidad lo que necesitaban era un motivo noble, porque cuando lo tuvieron mostraron su gallardía.

Padres y maestros, tienen la obligación de fortalecer la fe de sus hijos y alumnos.

Padres y maestros tienen la obligación de llenarse de esperanza.

Así todos estarán más cerca de erradicar el odio y la división, porque estarán viviendo el perdón y la ayuda generosa para que los descarriados se conviertan.

A los servidores públicos:

Derrotar al enemigo que tienen dentro de sí: el afán de poder a costa de la justicia. El afán de poseer a costa del respeto al bien ajeno. El afán de desentenderse de la obligación de hacer llegar a todos los bienes de la tierra.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 23:37