El mejor regalo para ti: el perdón

¡El perdón vale la pena!  Date el mejor regalo estas vacaciones: perdónate a ti mismo y a quien te ha ofendido.

Se acercan las vacaciones, la Semana Santa y con ellas vienen convivencias familiares, más tiempo con tus seres queridos. 


México; vacaciones, perdón, regalo


Pero yo te pregunto:   ¿vives con rencores o resentimientos hacia alguna de estas personas?: tu jefe, compañeros de trabajo, amigos, hermanos, cuñados o incluso tus padres.

Uno de los mayores obstáculos con que nos topamos para poder ser felices y hacer felices a los demás es el “no saber perdonar”.

Estamos llenos de resentimiento, de recuerdos negativos, de ofensas que nos hicieron y que no se olvidan. El resentimiento es una reacción emocional afectiva que aparece ante una ofensa; ésta se retiene y permanece en la persona. Es “volver a sentir”; es como un veneno que nos hace daño y altera nuestra salud interior, impidiéndonos vivir en paz. Es como cargar un costal lleno de piedras cada día más pesado.

¿Qué es el perdón?

Es aprender a vivir sin rencores ni resentimientos; es aprender a vivir en el presente con amor. Es una decisión personal de ver más allá de la ofensa; es un “proceso, ya que toma tiempo y va surgiendo poco a poco; es una “actitud” que elige mirar al otro sin juzgarlo; y por último, es una “forma de vida” que hace que la persona viva más feliz.

Seguramente estarás pensando que no es fácil hacerlo. Comparto hoy contigo algunos pasos para lograrlo:

1. Facilitar el perdón

Reconocer cuando uno ha sido herido o cuando uno mismo ha herido al otro. Negar o desatender la situación sólo retrasa y complica el proceso del perdón, muchas veces conduciendo al resentimiento.

Hay que aceptar y reconocer cuando uno se siente herido, para después analizar si hubo una ofensa y entonces comenzar a perdonar. Por otro lado, reconocer cuando uno mismo es el que ha herido al otro, disponerse a pedirle perdón es una expresión de amor y de honestidad.

2. Analizar con objetividad

Identificar si hubo o no una injusticia.   Juzgar los hechos en lugar de juzgar a la persona. 

Además de valorar si hubo ofensa, también hay que reconocer su justo valor, sin exagerar o minimizar. Ver si se hizo conscientemente o no, su gravedad, etc.

Distinguir entre enojo y causa del enojo. Se puede sentir enojo ante una situación; sin embargo, no necesariamente el otro es responsable de ello.

Distinguir entre los actos y la persona. Recordar que una persona puede realizar un acto malo; sin embargo, eso no hace que la persona sea mala.

3. Poner los medios para perdonar

Tener iniciativa: al ser el perdón una decisión personal, debemos deshacernos de aquello que nos provoca sufrimiento o infelicidad.

Buscar el lugar y momento adecuado: sin estas condiciones, difícilmente puede lograrse.

Escuchar y aclarar dudas: durante el diálogo es importante conocer la postura y la situación de la otra persona.  Dale el beneficio de la duda al otro, busca aclarar el problema sin juzgar.

Olvidar: no quiere decir que no estará jamás en tu memoria, sino que ya no utilizarás el hecho en futuras ocasiones,   El perdón cierra una etapa para abrir otra a una mayor madurez en la relación.

Dar sentido:  aun y cuando se perdone, los sentimientos de la ofensa pueden perdurar y perdurar interiormente.  Tomará tiempo dominar los sentimientos y sanar el corazón.  Pero definitivamente el perdón es el primer paso.

¿Cuáles son los beneficios que obtienes al perdonar?

En primer lugar es un “regalo” que te das a ti mismo. Al perdonar, obtendrás beneficios tanto para tu salud física, como para tu paz y crecimiento interior.

Al perdonar nos “liberamos” de la situación que nos tiene atados al pasado y a la persona que nos ofendió.

Dejamos de somatizar nuestros sentimientos y la ansiedad, angustia y cansancio empiezan a disminuir y llegan a desaparecer. Nuestra agresión e intolerancia disminuyen y comenzamos a gozar de relaciones más armoniosas con nosotros y con los demás.

Y más importante, nos abrimos al amor tanto de Dios como de los demás.

Para perdonar basta contigo mismo, incluso ¡puedes perdonar a una persona que ya murió o que no has visto en años!.

¡El perdón vale la pena!  Date el mejor regalo estas vacaciones: perdónate a ti mismo y a quien te ha ofendido.

¿Cuál es tu opinión?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.lucialegorreta.com

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com


 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 23:42

También te puede interesar