Trato humanista impulsa la productividad

El desarrollo inclusivo es una apuesta por darle a las empresas una calidad solidaria y colaborativa para un nuevo paradigma de productividad, en el que la comunidad de intereses se impone a la competencia.

Expertos y académicos que participan en el Inclusive Growth Summit, organizado por el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresas (IPADE), coincidieron en que es urgente aplicar el humanismo en las empresas donde a los colaboradores se les vea como personas y no como números, lo que favorece la productividad.


Desarrollo inclusivo


En su ponencia "Humanismo contra utilitarismo", Luis Romera, rector saliente de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz, Roma, ponderó apostarle en ese proceso a la razón y la libertad, aunque advirtió que existen riesgos.

Sostuvo que los principios planteados por el papa Francisco sobre la visión que la sociedad moderna requiere es acabar con el eclipse de lo humano, recuperar la dignidad de la persona, superar el individualismo y actuar con responsabilidad social en favor de los más desprotegidos.

"Imponer los valores humanos y la cultura de lo humano, superando la cultura del anonimato con más participación y protagonismo de las personas, no sólo en las sociedades en su conjunto, sino en las empresas y en todos los ámbitos de la actividad humana", subrayó.

Por su parte, Luis Ravina, director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad Navarra, en su ponencia "Inclusive Growth: una perspectiva global", sostuvo que el tema de la pobreza ha sido utilizado de manera demagógica y expresa el resentimiento de políticos y gobernantes en muchas partes del mundo.

Aseguró que en esos casos, más que solucionar el problema lo han incrementado y no se entiende que la mejor solución a la pobreza es asignar correctamente los recursos para el desarrollo, como la educación.

"La mejor solución contra la pobreza es la educación, pues está comprobado que la pobreza genera la violencia que afecta a muchos países con niveles altos de marginación y bajos índices educativos", apuntó.

En este contexto y partiendo de que lo que hace posible el desarrollo de las naciones es la educación, entonces es necesario invertir en este rubro, sobre todo en etapas iniciales de la formación de las personas como los niveles básicos, argumentó.

En cuanto a los riesgos del desarrollo tecnológico, sostuvo que en las condiciones en que se genera y aplica en las sociedades, es una de las principales causas de desigualdad, por lo que es urgente encontrar mejores modelos para que estos avances beneficien a la mayoría de los ciudadanos.

Más adelante, Arturo Picos, director de la cátedra "Carlos Llano, en el IPADE Business School, dijo en su ponencia que afortunadamente existe una "revolución silenciosa" que pretende la recuperación de los valores humanistas, contra los aún existentes seguidores del "capitalismo salvaje".

Dijo que el desarrollo inclusivo es una apuesta por darle a las empresas una calidad solidaria y colaborativa para un nuevo paradigma de productividad, en el que la comunidad de intereses se impone a la competencia. "La clave del éxito de las organizaciones reside en el grado de pertenencia que alcanzan sus integrantes", subrayó.

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


 

Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 23:39

También te puede interesar