Cardenal Aguiar Retes, sucesor de Fray Juan de Zumárraga

La ceremonia de Toma de Posesión del Arzobispo Primado de México, se desarrolló en la Basílica de Guadalupe, tras la profesión de fe hecha en Catedral.

Al filo de las 12 del día, el Cardenal Carlos Aguiar Retes ingresó a la Basílica de Guadalupe en procesión para arrodillarse ante el Altar y ante la bendita imagen de la Virgen de Guadalupe, al incorporarse se dirigió a la sacristía del Santuario Mariano a revestirse para la celebración eucarística en la que tomaría posesión como Arzobispo Primado de México, el trigésimo quinto sucesor de Fray Juan de Zumárraga, y custodio de la sagrada imagen de Santa María de Guadalupe.



Poco antes de su llegada, se disponía todo en la Villa de Guadalupe para la ceremonia, iban llegado varios obispos que tomaban sus lugares al igual que muchos sacerdotes al tiempo que se iban llenando las capillas altas de la Basílica. También en la celebración habría varios cardenales, algunos del extranjero como Mons. José Luis Lacunza, procedente de Panamá y Mons. Gregorio Rosa Chávez, de El Salvador. Además, acudieron representantes de la Iglesia Ortodoxa.

El Cardenal Aguiar, ya había realizado la Profesión de Fe en la Catedral Metropolitana de la Arquidiócesis de México, en el centro histórico de la Ciudad, pero la Santa Misa tendría lugar en la lnsigne y Nacional Basílica de Guadalupe, INBG.

De esta forma alrededor de las 12:30 del día, ya con las ropas litúrgica, el Cardenal Aguiar, se encontraba en la puerta principal del Templo, para la procesión de entrada, ahora precedido de muchos ministros de los que concelebrarían con él, obispos y sacerdotes.

Fue el Nuncio Apostólico, Mons. Franco Coppola, quien incensó el Altar, la sagrada imagen de la Virgen y el Cristo, tras iniciar la celebración, dio lectura a la Bula en la que el Papa Francisco nombra al Cardenal Aguiar Retes como Arzobispo Primado de México y le entregó el báculo. El Arzobispo, recibió un abrazo de los obispos que le acompañaban alrededor del Altar, entre ellos su predecesor el Cardenal Rivera Carrera, quien presentó su renuncia conforme al Derecho Canónico, al cumplir 75 años de edad en junio del año pasado, siendo aceptada meses más tarde por el Papa.

El Arzobispo Aguiar Retes, presidió la Santa Misa y durante la homilía señaló que ser conscientes de nuestro barro y de nuestras limitaciones es el fundamento de las maravillas que Dios hace en el prójimo, por nuestro medio. Así manifestando su intención de imitar al Papa, pidió desde este primer día, las oraciones de los fieles por su ministerio. Señaló que hay situaciones que denigran la dignidad humana, por lo que hay que ser generosos para, como generación de este siglo XXI, podamos dejar a una “ciudad humana” a las generaciones venideras. Al final de la homilía invitó a todos a saludar a la Virgen con el rezo del Avemaría.

Tras el rito de la comunión y después de recibir la bienvenida por parte de uno de los concelebrantes, mismo que también agradeció la labor del Cardenal Norberto Rivera al frente de la Arquidiócesis por 22 años y a las autoridades civiles por su apoyo; el Cardenal Arzobispo Aguiar, tomó la palabra y a su vez agradeció la presencia de su predecesor así como la del Cardenal Suárez Inda, Arzobispo emérito de Morelia, la del Cardenal Lacunza y la del Cardenal Rosa Chávez y de Blase Cupich, Arzobispo de Chicago.

Además hizo algunos avisos como confirmar a los sacerdotes, hasta nuevo aviso, en los cargos que por virtud de al sucesión pudieron haber quedado vacantes canónicamente, e informó que a partir del 11 de febrero, la Misa dominical la celebrará cada semana en la Basílica de Guadalupe.

 

@yoinfluyo

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Modificado por última vez en Viernes, 09 Marzo 2018 23:30

También te puede interesar