Una cosa son las ofertas, los contenidos, las narrativas y las promesas de campaña, y otra muy distinta, lo que se tiene que comunicar a la hora de ejercer el poder en la administración pública.
El pánico invade a los empleados federales que van a tener que cambiar su residencia a fortiori, porque en caso contrario, se irán a la calle.
Se habla de “muerte asistida”, “ayuda a bien morir”, “suicidio asistido”, “muerte por compasión”, “muerte digna”; por lo que a este escribano también se le ocurre una aportación.
El arranque de los trabajos de la actual legislatura dominada por Morena, es francamente deplorable y preocupante.
El pueblo de México no es menor de edad, es un pueblo inteligente, sabio.
Entre el presidente electo y su variopinto equipo de trabajo, existen diferencias de pensamiento, palabra y obra, que acaban por conformar un “encuentro lejano” entre quienes le ayudarán en el timón de este país.
Específicamente para Acción Nacional, ¿cuál es la expectativa de sus simpatizantes, adherentes y militantes?
Aunque al virtual presidente electo, muchos medios le den ya trato de mandatario en funciones, hay dos lecturas que se desprenden de la información de los días recientes.
Austeridad tiene que ver con eficiencia, con empoderamiento, con elevar niveles de satisfacción del ciudadano delante de un gobierno promotor y no estorbador.
El virtual presidente electo evidencia un goce y disfrute enorme de las riesgosas entrevistas banqueteras, olvidando un poco que ya no es candidato.
Habrá que estar atentos, tanto al nuevo presidente como a cada uno de los miembros de su equipo y en particular, de sus simpatizantes
Tendremos que entender que las inquietudes, ideas, ideologías y sentires, resabios, rencores y hartazgos que representa Andrés Manuel, requieren de espacios institucionales para ser escuchados.