Hoy quiero compartir mis 5 tips para abrir el corazón a la acción del Espíritu Santo.
Somos la cara de la iglesia y nuestro testimonio es importante ya que la percepción que tiene el mundo de la iglesia se materializa en nuestro testimonio.
Debemos formar a nuestros hijos para el bien común y así tendremos ciudadanos socialmente responsables.
Si nuestra actitud es positiva seguro que logramos un ambiente lindo y de cooperación, pero, si nos estresamos sólo lograremos enojarnos con todos y terminar muertas de cansancio y muy frustradas.
La comunicación es un arte y por lo mismo debe adaptarse a las necesidades de cada familia, pero debemos buscar los canales adecuados para que se de esta comunicación lo antes posible.