A nuestra sociedad le hacen falta más líderes capaces de tocar, sentir y acompañar a la gente, con menos palabras.
En la Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación convocada por el papa Francisco se invita a considerar la importancia del agua.
Las faltas a la ética no siempre son tan espectaculares y esconden muchos otros daños y perjuicios que afectan a las comunidades por no actuar correctamente.
La violencia en México lleva muchos años y su motor fundamental son las ganancias económicas asociadas al tráfico, la venta, el consumo de drogas.
Es necesario convivir con las personas y sus problemas para conocerlos y ayudar a resolverlos, no dejarlos como excluidos de la sociedad y del desarrollo.
Hay que cuidar a nuestros sacerdotes, son pocos y la necesidad de su ministerio es mucha, el exceso de trabajo y la incomprensión de muchos los puede llevar al agotamiento o a la frustración.
Debemos construir una sociedad más humana y solidaria.
En estas elecciones como en ninguna otra, el nivel de confusión entre plataformas, partidos y convicciones de candidatos es tal que puede llevar a algunos a no votar y dejar la decisión en los demás.
La fe es un elemento de nuestra vida diaria, es necesaria para creer que uno puede realizar cosas importantes, para perder el miedo y darnos seguridad.
Las autoridades que vamos a elegir ¿Son personas que creen en la familia y sus valores? ¿Creen y buscan proteger la inocencia y los ambientes de convivencia familiar para los niños?
Dicen que el que se enoja pierde, por lo que considero fundamental la oración para estar en paz y poder discernir sin temor, con esperanza y convicción.
La oración nos transforma y ayuda a tener un corazón atento, no solo para discernir, sino para comprometernos con las necesidades y el bien de los demás.
Los Obispos de México agrupados en la CEM presentaron el Proyecto Global de Pastoral 2031-2033, que contiene además de un diagnóstico de la realidad, una reflexión desde el evangelio sobre la problemática del país.