AMLO y su gente han iniciado su guerra y han definido a su primer enemigo: los fifís.
Durante los próximos meses, veremos cómo es que se arreglan, si lo hacen, los partidos que formarán la oposición de AMLO.
La victoria de Andrés Manuel fue tan apabullante que dejó congelada a gran parte de la opinión pública, ni los ganadores creían la dimensión del triunfo.
La pregunta en boca de todos es ¿qué viene? Resulta difícil saberlo, anticiparlo. Quizá ni el próximo presidente, López Obrador, lo sabe con certeza.
Andrés Manuel López Obrador será el próximo presidente de México. Ganó legítimamente con una buena campaña en la que no solamente tuvo aciertos propios sino que también supo aprovechar los errores.
Entre otras cosas, las campañas se tratan de no cometer errores…
Para el próximo lunes ya sabremos quién será el nuevo presidente de la República, los nuevos gobernadores y cómo quedará repartido el Congreso Federal en ambas cámaras.
Como es de todos sabido estamos en la cuenta regresiva para que concluyan las campañas.
Van a estrellar el coche, todos se van a ir a recoger sus coches nuevos, Anaya se quedará en el suyo todo chocado y sabe que tendrá que pagar solo la compostura. Problemas de prestar el coche.
¿Cómo sería el gobierno de Andrés Manuel López Obrador? ¿Cumplirá todas sus promesas? ¿Esos que dijo sí van a ser los del gabinete? ¿Habrá devaluación en cuanto comience a gobernar?
Se acabaron los debates, comenzó el Mundial de Futbol y con ello el sufrimiento de ver a nuestra Selección.
Durante muchos años fue mal visto que los presidentes en función se metieran en las elecciones.
Quizá tardemos en ver de nuevo una campaña tan desastrosa como la de Ricardo Anaya…