Andrés Manuel López Obrador, ha dejado claro que será un presidente diferente a los pasados y por nuestro lado no hay otra cosa más que apegarnos a esto.
El discurso por parte de nuestro nuevo presidente es tan falso como la frase “Si le va bien al presidente, le va bien a México”. Nuestra política no tiene fundamentos para sus iniciativas y al mismo tiempo, no hay quién le ponga un alto o que se le interponga.
Un día con nuevo presidente y ya tenemos cosas para hablar y reflexionar.
Una nueva época está por comenzar para el país, con un presidente electo que se ha pintado en contra de la venganza pero que con actitudes, declaraciones e iniciativas, se ha mostrado como un total apegado del rencor.
Hablar de un nuevo gobierno, es entender que se debe escuchar al pueblo para conocer sus necesidades, inquietudes y aportaciones, más no, llegar a modificar e implementar cosas que destruyan una democracia, la obra pública y las inversiones exteriores.
El gobernador Enrique Alfaro pone el ejemplo y defiende la soberanía de los estados ante el embate centralista del presidente electo.
Andrés Manuel López Obrador tomará poder como presidente en pocos días y en toda esta semana ha declarado en diferentes medios que él ha llegado para hacer el cambio que México necesita y que no retirará ninguna de sus iniciativas.
Las entrevistas a funcionarios o candidatos se han convertido en verdaderas discusiones para saber quién resalta más reconocido o ganador.
La cuarta transformación está en boca de todos, por lo sorprendente que puede llegar a ser las boberías y tontas iniciativas de Morena, pero como todo tema, llega a aburrir y a dejar de sorprendernos.
El domingo pasado se realizó la marcha “Fifí” dejando gratas sorpresas del pueblo mexicano al expresar su sentir ante AMLO.
Sí, todos odiamos que el banco nos cobre intereses o tengamos que declarar impuestos, pero, ¿esto es causa para las iniciativas de AMLO en torno a esto?
El PAN elegirá a su próximo presidente este fin de semana, siendo una decisión de las más importantes en los últimos años, pero la poca audiencia por parte de los ciudadanos, pareciera hacerla una decisión más.
AMLO propone quitar las inspecciones de supresión en cualquiera de las materias de responsabilidad del gobierno federal así como el SAT en los impuestos, considerando esto como un abuso.