Los amlovers o chairos, se muestran como grandes seguidores de AMLO, sin mostrar conocimiento de los matices que tiene el presidente electo.
Como gran paradoja, AMLO parece encarnar con sus dichos el modelo neoliberal al que también dice aborrecer, por ejemplo: reducción tajante de la burocracia, bajarle los sueldos a los trabajadores gubernamentales, el gobierno de tamaño pequeño; reducción de impuestos para que los ricos paguen menos, entregar la obra pública a…
La situación actual del PAN es una muestra de que poca cosa queda de la grandeza ideológica de aquel partido, ahora sólo están para repartirse migajas.
El estilo de gobierno del próximo presidente de México parece que será la confrontación y el enfrentamiento con muchos sectores del gobierno y de la sociedad.
Después de la elección y previo a la toma de protesta, los gobiernos entrantes tienden a hacer cuentas alegres con el presupuesto, la realidad es diferente y es necesario que hagan ajustes reales al presupuesto para un buen desempeño.
Hernán Gómez “comentócrata” de Morena critica financiamiento público a la prensa “fifí”, sin mencionar que él también recibió financiamiento por parte de la Segob en la administración de Peña Nieto.
El próximo titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con un acto despótico y prepotente dio muestra de cómo podría ser el desempeño de su labor.
La fragmentación de los partidos políticos en México ha provocado que la única oposición real en la actualidad sea la ciudadanía.
El equipo de trabajo de Andrés Manuel López Obrador ha mostrado señales de descontrol y falta de orden.
La reciente boda de Cesar Yáñez, colaborador de López Obrador, demuestra que las figuras públicas deberían cuidar más su congruencia ante la sociedad.
Está de moda mencionar que todos fuimos partícipes del movimiento del 2 de octubre del 68, sin ponernos a reflexionar lo que verdaderamente implicó dicha fecha.
Miguel Barbosa se ha caracterizado por ser un político incongruente, entre su militancia de izquierda y su vida de lujos a la que está acostumbrado.
El presidente electo, López Obrador debe ser más cauto y prudente en su manera de expresarse; la investidura de su cargo lo exige.