Las conferencias de prensa, mejor conocidas como “mañaneras” de nuestro presidente Andrés Manuel López Obrador, han demostrado ser una serie de declaraciones sin estrategias y sin fundamentos que solo dejan más dudas al pueblo de México.
Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard se habían mantenido escondidos del mundo exterior a México y de las relaciones internacionales, pero con lo sucedido con Nicolás Maduro en Venezuela, han tenido que salir a dar la cara.
La intriga en tiempos de poca información es lo que abunda y con un gobierno como el de Morena por las revueltas que han desatado los últimos días; han dejado a muchos preocupados por lo que pueda pasar.
AMLO es un personaje contradictorio, recurre con frecuencia a frases y relatos bíblicos, habla de amor, de paz y de perdón y, cosa novedosa en nuestra vida pública, habla de ir a la iglesia, a los templos, al mismo tiempo que se asume como la reencarnación de Juárez.
Los senadores del PAN se reunieron en Tamaulipas para definir su agenda legislativa, pero todo esto parece irrelevante al ser una minoría ante la gran bancada de Morena; parece que todo lo que hacen es algo sin importancia que no puede llegar a dar frutos.
Ironías de la vida, las medidas tomadas por López Obrador los primeros meses de su gobierno podrían ser la envidia del gobierno más conservador y neoliberal.
Andrés Manuel López Obrador desde aquel 1 de diciembre cuando tomó cargo como presidente de México, ha sido tema del día a día, por sus conferencias, declaraciones, acusaciones y hasta sus ausencias. Todo gira en torno a él, sin duda algo que harta a algunos y que motiva a otros,…
Una vez más nuestro presidente y su gobierno lopezobradorista ha demostrado que la 4ta transformación es un retroceso en el desarrollo de México, no solo por cambiar la distribución de gasolina en ductos por pipas, sino también por las personas que mandó a Nueva York a comprar estas mismas; unos…
Ante los acontecimientos en Tlahuelilpan el presidente y su partido podrán entender que no toda responsabilidad de una tragedia es necesariamente del gobierno, como ellos insistieron cuando fueron oposición. La realidad es más compleja que las ideologías que se buscan difundir.
Morena no es el nuevo PRI, es el nuevo viejo PRI, el PRI de la cerrazón, autoritario y de la obediencia ciega al presidente. Ese es el estilo de gobernar de López Obrador.
Al presidente se le aplaude y agradece el ataque frontal al robo de gasolina, la mayoría de la población lo ve con buenos ojos; lo que no se le acepta es que a los estados dónde no gobierna Morena no se les dé la importancia y relevancia que merecen.
El gobierno de López Obrador se enfrenta a una gran crisis por el desabasto de gasolina y lo hace con falta de información y transparencia, esto de por sí es reprobable pero en el mundo de hoy es todavía más riesgoso porque el gobierno ya no es la fuente única…
AMLO implementó una estrategia para combatir el robo de combustible, sin pensar que esto afectaría millones de mexicanos. Y además, lo lanzó con una fallida estrategia de comunicación, centrada en la figura del presidente y sus conferencias matutinas que son insuficientes para un problema de esa magnitud.