El hábito de la lectura puede ser tanto bueno como malo, todo depende de sus fines y sus perspectivas.
El tiempo pasa muy rápido y nuestra edad biológica puede ser reflejo de lo que somos, nuestras experiencias e incluso de las decisiones que hemos tomado pero nunca es tarde para decidir
La angustia puede estar presente en nuestras vidas de forma continua, más cuando se trata de tomar decisiones importantes, pero ¿cómo podemos conllevarla o contrarrestarla?
Vivimos día a día con experiencias nuevas, nuevos conocimientos, nuevos conocidos, pero pocas veces son las que nos ponemos a pensar cómo lo estamos valorando.
El paso de los años y la diferencia de pensar entre generaciones mayores a las que hoy van creciendo es una comparación muy interesante para ver y ponernos a pensar en qué hemos avanzado como personas.
La realidad actual donde muchas familias se ven obligadas a vivir en pequeñas casas de unos cuantos metros cuadrados, puede afectar más de lo que uno se imagina.
Es gracias al cristianismo que nuestra cultura actual cuenta con hospitales, un sano feminismo, amor a los hijos por encima de cualquier enfermedad o malformación, por mencionar sólo algunos ejemplos.
Se explica como lo vanos amores, los vanos rumores y los vanos temores son los grandes enemigos de la paz.
Reflexión acerca del suicidio, su difusión en los medios y las implicaciones sociales que éste conlleva.
Nuestra mirada puede asemejarnos al demonio, si sólo miramos lo negro y negativo; o a Dios si sabemos captar lo bueno de cada ser.
Este incurable sentimiento de inferioridad del mexicano ha sido analizado por Samuel Ramos: el mexicano se siente inferior al europeo no porque sea menos inteligente que él, ni por ninguna otra razón, sino simple y sencillamente porque es mexicano.
Como ya hemos hecho ver en otra ocasión, sin memoria no habría progreso, pues es ésta la que permite ir acumulando saberes y experiencias gracias a los cuales ya no será necesario partir de cero cada vez que necesitemos hacer o aprender algo.
Si lo que queremos es un futuro progresista, necesitamos de los ancianos.