AMLO ha tomado las riendas del poder en el gobierno de México, con un gabinete al que no se le ven fundamentos, iniciativas inconcretas y promesas incumplibles.
Nadie podrá ganar más que el presidente para el 2019, tomando en cuenta que el salario de este, será de $108 000. Con esto, los sueldos de servidores públicos se reducirán muchísimo.
Por votos a ciegas AMLO tuvo una victoria en las elecciones del pasado 1 de julio, ya que la mayoría de sus votos fueron en contra de los otros partidos políticos, no porque se sintieran apegados a sus ideales y propuestas.
EL PAN a pesar de ser una minoría dentro del Congreso, se ha declara como un partido de oposición responsable ante iniciativas de Morena, trabajando de la mano de la sociedad civil.
Lorenzo Servitje fue, sin duda, una gran persona exitosa y un ejemplo a seguir para muchos.
Marko Cortés, presidente del PAN, carga una gran responsabilidad en su nuevo cargo, que al mismo tiempo es una gran oportunidad de demostrar quién es.
Amar al prójimo debe ir más allá de pedir por nuestros amigos, el reto es seguir el mandato evangélico: amar a nuestros enemigos.
La situación de los migrantes en Europa puede servirnos a nosotros como ejemplo ante la ola de inmigrantes centroamericanos.
La pretensión de Marko Cortes de borrar su pasado inmediato no será tarea fácil, deberá asumir su responsabilidad en la debacle del PAN.
La guerra sucia dentro de una campaña es una forma de hacer política que debe erradicarse a toda costa.
Es frecuente que la denominada izquierda mexicana se sirva del populismo para pasar por encima del derecho y de las leyes.
El amor verdadero trasciende lo material, implica pensar en el bien del otro.
Las divisiones y conflictos internos del PAN, sólo podrán resolverse desde las bases, desde los denominados “panistas de a pie”, señala Salvador Reding en su columna.