El mito de Bartolomé de las Casas

Antes de idealizar la figura de Bartolomé de las Casas debemos poner más atención en personajes de la talla de Pedro de Gante, Junípero Sierra o Motolinía.



Siempre que se habla de la obra civilizadora de España en tierras de Hispanoamérica, suele ocurrir que algunos consideren al dominico Fray Bartolomé de las Casas como uno de los grandes benefactores de estos pueblos.

Se realza de tal modo su figura que –quienes no posean básicos conocimientos históricos– pueden llegar a creer que el padre Las Casas supera con mucho a Don Vasco de Quiroga, a fray Pedro de Gante o a san Junípero Serra.

Sin embargo, la figura de fraile tan controvertido es un mito más con el cual se deforma la verdadera historia.

Bartolomé de las Casas nace en Sevilla en 1474, viaja a tierras del Nuevo Mundo, allí le entregan indios en encomienda, renuncia a ellos, se hace fraile y es entonces cuando se dedica a recorrer medio mundo hablando en contra de los abusos que se cometían con los indígenas.

Su obra principal es Brevísima relación de la destrucción de las Indias, un libro apasionado con el cual no le importa deformar la verdad e incurrir en exageraciones con tal de defender sus tesis.

El dominico sevillano, completamente alejado de la sindéresis que debe caracterizar a toda persona ecuánime, resume su postura en la siguiente frase: Todos los indios son unos ángeles en tanto que todos los españoles son unos demonios.

Al situarse en un maniqueísmo tan absurdo, el padre De las Casas se cierra a todo argumento razonable puesto que la obsesión lo domina del mismo modo que la droga domina a un vicioso.

En el libro antes citado, fray Bartolomé se despacha a gusto atacando a España, al rey, al sistema jurídico hispano y a los españoles residentes en América.

Vale la pena citar dos de sus exageraciones que convierten su libro en una obra de nulo valor histórico:
*Al hablar de la Isla de la Española (hoy Santo Domingo y Haití) dice que por allí corren treinta mil ríos y arroyos, doce de los cuales son tan grandes como el Duero, el Ebro y el Guadalquivir; y veinticinco mil de ellos, riquísimos en oro.

La realidad es que en dicha isla solamente hay dos ríos importantes, cuyo curso es la mitad o tercera parte de largo de los ríos españoles antes mencionados.

*Cuando se refiere a la “maldad de los españoles”, De las Casas nos dice que los indios muertos por los conquistadores fueron más de veinticinco millones.

Si dicha afirmación fuese verdad, no existiría un solo indígena en Hispanoamérica puesto que el exterminio habría sido total.

¿Puede ser digno de crédito la obra de un mentiroso redomado?

Aparte de lo anterior, las Casas fue un tipo incongruente:

*Cuando se desplazaba a través de la Nueva España, llevaba siempre consigo dos o tres docenas de indios cargándoles sus pesados equipajes y sin pagarles nada.

Con esto violaba flagrantemente la Ley Nueva 24, la cual prescribía que no se cargase a los indios sin pagarles y, aunque se les pagase, nunca debería cargárseles contra su voluntad.

*El Padre De las Casas no vaciló en recomendar que se trajesen al Nuevo Mundo negros cazados al lazo en las costas del África Occidental.

Si Fray Bartolomé amaba tanto a los desvalidos, sería bueno preguntarle: ¿Acaso los infelices negros no eran también hijos de Dios?

Las difamaciones, calumnias y exageraciones de este personaje hicieron que el misionero fray Toribio de Benavente, “Motolinía”, le escribiese una carta al emperador Carlos V en la cual rebatía y desenmascaraba al dominico sevillano.

Ahora bien, las exageraciones e incongruencias de este personaje hubieran pasado sin pena ni gloria de no haber sido porque los enemigos de España y de la Iglesia se basaron en ellas para dar vida a lo que conocemos como la Leyenda Negra.

A fines del siglo XVI, el libro del De las Casas gozó de gran fama en Europa ya que –en poco más de seis décadas– se hicieron treinta y tres ediciones de la misma.

Lo que se perseguía con propaganda tan tendenciosa era fomentar el odio tanto contra España como contra el catolicismo.

Los enemigos de España y de la Iglesia supieron aprovechar a las mil maravillas la obra de este tejedor de calumnias puesto que la propagaron por millones inundando los mercados de la Inglaterra anglicana y de la Europa protestante.

Cuando en el siglo XIX en el mundo entero surge una poderosa reacción contra el colonialismo, se dio el caso de que todas las baterías del odio y de la intriga se enfilaron contra España y contra la Iglesia.

En cambio –con absoluta mala fe– se pasó por alto cómo la colonización inglesa en Norteamérica fue cien veces más cruel que la española.

No se olvide que el lema de los colonizadores anglo protestantes era el siguiente: “El mejor indio es el indio muerto”.

Y vaya que les resultó puesto que, allá en los Estados Unidos, la raza indígena fue totalmente exterminada.
Algo que, gracias a Dios, no ocurrió en tierras del mundo hispánico.

Y concluimos citando al historiador Alfonso Trueba: “Las Casas tiene una estatua en la ciudad de México; Motolinía no tiene ninguna. Esto es explicable. A Las Casas se le honra no porque defendió a los indios, sino porque difamó a España y sirvió a los enemigos del catolicismo”.

Te puede interesar: Ante la tragedia 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com