Raíces

La novela narra el drama de Kunta Kinte, un africano que fue capturado por esclavistas ingleses en las costas de Gambia y llevado a los Estados Unidos, donde fue vendido a un rico plantador de Virginia.



Fue en el ya lejano 1976 cuando los Estados Unidos celebraron el bicentenario de una Independencia por la cual las trece colonias inglesas habían empezado a luchar desde 1776.

Quizás esa haya sido una de las razones por la cual tuvo un enorme éxito una obra que son doscientos años de la historia novelada de aquel país.

Una obra que es el relato de una de las historias más conmovedoras de la humanidad y que, en pocos meses, se convirtió en un clásico de la literatura digna de estar a la altura de “La cabaña del Tio Tom” y de “Lo que el viento se llevo”.

Una novela que produjo una auténtica conmoción dentro de los Estados Unidos puesto que, a la gente, con tal de apoderarse del libro, no le importaba romper las vidrieras de las librerías.

Una novela que encabezó la lista de los libros más vendidos ya que, aparte de haber ganado el Premio Pulitzer, logró que se comprasen más de cinco millones de ejemplares.

La novela fue adaptada a la televisión donde atrajo la atención de 130 millones de personas en una semana, con lo cual batió los records de audiencia logrando un 85% de espectadores.

La novela se llama “Raíces” y su autor es Alex Halley.

La novela narra el drama de Kunta Kinte, un africano que fue capturado por esclavistas ingleses en las costas de Gambia y llevado a los Estados Unidos, donde fue vendido a un rico plantador de Virginia.

La tragedia tuvo lugar en la segunda mitad del siglo XVIII, y su protagonista principal había nacido en la primavera de 1750.

El autor no solamente narra las diversas penurias por las que pasó aquel pobre negro reducido a la triste situación de esclavo.

El autor narra también el drama de las séis generaciones que le siguieron hasta llegar al propio Alex Halley quien era descendiente directo del primer protagonista.

A lo largo de la trama, vemos como a Kunta Kinte le toca vivir la guerra de la Independencia, como se casa con la cocinera Bell; como de dicho matrimonio nace su hija Kizzy la cual es vendida a otro amo que la viola y de cuya violación nace George quien será padre de una numerosa familia que irá viendo cómo se va desarrollando la historia de los Estados Unidos.

A los descendientes de aquel infortunado africano les toca vivir, aparte de otros acontecimientos, la Guerra de Secesión, así como el momento glorioso en que Abraham Lincoln declara abolida la esclavitud.

A partir de entonces, los descendientes de George -nieto de Kunta Kinte- ya convertidos en hombres libres, van subiendo en la escala social y desempeñando diversos oficios que van desde apostadores de gallos y granjeros hasta culminar en profesionistas como abogados o arquitectos.

Así es como, dentro de la novela, se llega al periodista Alex Halley quien, deseoso de conocer sus raíces, se decide a investigar.

Siempre le había llamado la atención como, dentro de su familia, los viejos repetían una antigua costumbre según la cual, siempre que nacía un niño, se le contaba la historia de aquel antepasado que habían traído de África.

Alex Halley, de profesión periodista, se mete de lleno en el tema: Acudo a los viejos registros religiosos, viaja a Londres donde pide informes sobre los barcos negreros que en cierta época navegaron hacia las costas africana y -lo más importante de todo- logra dar con la aldea de Juffure donde había nacido su remoto antepasado.

Allí recurre a la tradición oral y presencia como los más viejos del lugar empiezan a recitar aquella historia ancestral que oyeron de sus abuelos y que ha venido transmitiéndose a través de las generaciones.

Al final, Alex Halley puede esbozar una sonrisa de satisfacción.

Teniendo ya en la mano todos los elementos, su asombro no conoce límites al ver cómo, efectivamente, encajan todas las piezas del rompecabezas.

Y es entonces cuando decide que no se pierda el fruto de tantos años de trabajo.

Es así como nace “RaÍces” que, más que una novela que trate de lo que sufrían los negros bajo el látigo de los blancos, es la historia novelada del vecino país del Norte solo que vista desde el lado de los de abajo.

La lectura de “RaÍces” atrapa al lector desde el primer momento puesto que el autor, como experimentado periodista, sabe narrar los acontecimientos con tal maestría que sus lectores no se distraen un solo instante.

Solo que en este caso -como antes dijimos- “RaÍces” no es una simple fantasía que se base en la realidad.

Nada de eso, debido a que el autor, deseando conocer sus orígenes familiares, se dedicó a investigar, “RaÍces” es un libro histórico que se presenta en forma de novela.

Eso explica su éxito tanto en las librerías como en los seriales de televisión.

Una historia real y apasionante que da testimonio del terrible drama que, durante siglos, padecieron millones de seres humanos cuya única culpa consistía -si acaso eso es una culpa- en que era diferente el color de su piel.

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com