La guardia: “¡qué cotorriza les puso!”

AMLO les puso una cotorriza a los milennials para aprobar la Guardia Nacional.


Cotorriza Milennial 


¿Los mariachis callaron?

En la sesión astronómica tradicional, del concilio ecuménico familiar, era obvio que en la sobre mesa alguien preguntara cómo se veían las cosas en este país, a unos meses de las cosas raras que cada mañana surgen. La segunda pregunta detonó el comentario irónico, la burla cruel, la hilaridad irrefrenable con toques de un “se los dije”; amén de la sonora carcajada en molto vivace sostenuto inspirada por los milennials del clan.

Oigan, dijo el efebo milennial, ¿Pos no que la Guardia Nacional iba a tener mando civil… que así lo aprobó el Congreso…que dizque el presidente ya había dado su manita a torcer?

La risa del respetable nos hizo perder momentáneamente la fe en la Cívitas de los Romanos y la Polís de los griegos. El remate, la puntilla y el colofón del comentario político familiar lo proporcionó otra milennial: “¡Qué cotorriza les puso!” Obviamente se refería a la tomadura de pelo del primer mandatario.

De un solo golpe, la parte familiar del senado, enmudeció, recordando al compositor José Alfredo Jiménez: “Los mariachis callaron”

Para nuestras hermosas lectoras y gallardos lectores en La Patagonia, Transilvania, Prusia y la Alcaldía Gustavo A. Madero –así se llama- el verbo milennial “les pusieron una cotorriza”, implica que alguien habla como loro o cotorro, y aunque nadie les hace caso, provocan tantas molestias y enfados, que logran salirse con la suya. Más o menos esta es la explicación epistemológica-jurídico-política de lo que acontece en México.

 

Tanto trabajo

De nada sirvieron las enormes horas de trabajo, la recopilación de documentos, experiencias, testimonios, estadísticas y consultas con expertos en el tema de la militarización del país.

Se fueron por la alcantarilla las solicitudes, reclamos, peticiones, denuncias, quejas y súplicas del ombudsman nacional. Todo inútil. Se hizo la voluntad del inquilino de Palacio Nacional.

El periodista Arturo Páramo sintetiza en su nota: La Guardia Nacional tendrá un mando militar en activo, afirmó el presidente Andrés Manuel López Obrador en su rueda de prensa de este viernes, en su gira por Jalisco.

Cuando hizo mención de los razonamientos del responsable de los Derechos Humanos, el mandatario aseguró: “Bueno, me planteó eso el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. Le expliqué por qué consideraba que debía ser un militar el comandante, el jefe de la Guardia Nacional, porque vamos a contar con el apoyo del Ejército”

¡Genial! Sin embargo, la pregunta obliga: Con un mando civil, ¿no se podría contar también con el apoyo del Ejército? Que conste, es pregunta.

 

La vox clamantis

Surgieron de nuevo muchas voces (http://www.especialistas.com.mx/saiweb), enérgicas sí, pero un tanto desangeladas, bajo el modelo de “ya estamos hasta la madre”. Entre ellas las de los legisladores Juan Carlos Romero Hicks y Ángel Ávila. Las coincidencias son formidables: El presidente López Obrador se burla del Poder Legislativo y de las más de 500 organizaciones de la sociedad civil, académicos, activistas y de la CNDH, “al quere imponer un mando militar en la #Guardia Nacional”

Los reclamos suben de color: “El presidente no entiendo que no entiende”; y por su parte Juan Car los Romero Hicks dijo que es una mala señal que el Jefe del Ejecutivo quiera violar la Constitución y se olvide de lo que pidió la ciudadanía es decir una Guardia con mando civil Por ello dijo que el no mentir y el no robar se convirtió en una burla y un engaño y los diputados del PAN darán la batalla para que se respete lo aprobado. ElNoMentiryNoTraicionar, se convirtió en burla y engaño”

 

Aún no termina

El periodista Juan Arvizu en El Universal –abril 6, 2019- que la mayoría morenista trae ya “peloteando”, una “reforma integral del Poder Judicial” –con cualquier cosa que esto signifique- pero que, de entrada, acabará con el Consejo de la Judicatura Federal y creará una Sala Anticorrupción. El pretexto es el mismo, acabar con la corrupción… cualquier siglo de estos.

Esto es la ratificación del compromiso que vemos los mexicanos: colonizar las instituciones. Es grave, ¿no?

Te puede interesar: Hablando de orejas 

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.