Una nueva intercesora: Guadalupe Ortiz de Landázuri

Guadalupe Ortiz de Landázuri tendrá su ceremonia de beatificación en Madrid. Fue una de las primeras mujeres en pedir a san Josemaría Escrivá incorporarse como numeraria. Por lo que es importante considerar su constancia, el no querer llamar la atención, el aprovechamiento de las oportunidades.


Guadalupe Ortiz


A propósito del inicio de la labor con mujeres en el Opus Dei, para el 14 de febrero de 2017 escribí un artículo en donde mencioné a Guadalupe Ortiz de Landázuri, por ser una de las primeras mujeres que pidió al Fundador incorporarse como numeraria. Y, ahora, en este año, el 18 de mayo, se tendrá la ceremonia de su beatificación en Madrid.

El miércoles 6 de febrero de este año, se organizó un evento en la Universidad Panamericana para darla a conocer, porque Guadalupe tenía alma universitaria, fue docente e investigadora toda su vida, actividades que supo compatibilizar con tareas de gran envergadura. Afrontó los encargos con el ánimo emprendedor que siempre la caracterizó.

Es la primera mujer del Opus Dei que sigue los pasos de san Josemaría Escrivá y del beato Álvaro del Portillo, en la declaración de la Iglesia de una vida ejemplar e imitable. Y, para muestra un botón: en el evento estaba un estudiante y alguien le preguntó por qué había asistido, dijo que le llamó la atención el anuncio de una mujer docente, investigadora y que ahora nos la proponen como modelo.

En el auditorio de la Universidad, de las 9:45 a las 12:30 atendimos a las exposiciones y al final hubo un brindis para conversar y cambiar impresiones. La maestra de ceremonias fue la directora de Pedagogía, Claudia García Casas. Introdujo con una breve semblanza a los expositores.

La vicerrectora general de los tres Campus de la Universidad, Fernanda Llergo Bay, inauguró el homenaje. Hizo ver que la vida de Guadalupe es muy sugerente, como quedó claro en los textos de los diversos expositores. Vino a México con el mensaje del Opus Dei, y ese espíritu impregna el ideario de la Panamericana. Por eso, de alguna manera ella está presente. Y, como está en el Cielo es una poderosa intercesora, como lo son los santos.

María Teresa Nicolás, vicerrectora académica, entresacó datos biográficos de Guadalupe relacionándolos con los eventos mundiales y del pueblo español. El resultado es que su vida transcurre entre guerras y postguerras. Sufrió las consecuencias y nunca tuvo rencor u odio contra los agresores que ocasionaron grandes dolores.

Nació el 12 de diciembre 1916, por eso se llama Guadalupe. Por causas políticas la familia emigró a Tetuán, allí estudió el bachillerato: única mujer de su grupo. Aunque sus compañeros le ponían retos ella siempre los superó. Más adelante su padre, prisionero político, no quiso abandonar a sus subalternos condenados a muerte y murió con ellos. Guadalupe le acompañó la noche anterior al fusilamiento.

Se matriculó en la carrera de ciencias químicas. Interrumpe los estudios por la guerra civil en España. Al restablecerse la paz obtiene el grado de licenciada.

Como san Josemaría que sintió la llamada de Dios al ver las huellas de unos pies descalzos en la nieve, ella también sintió que Dios le pedía algo. Le presentan al Fundador de la Obra y un poco más adelante pide ser admitida como numeraria, el 19 de marzo de 1944.

Vive en la residencia Zurbarán en Madrid, también en Bilbao. Luego san Josemaría la envía a México. Después de seis años y meses en estas tierras va a Roma, a colaborar en el Gobierno de la Obra cerca del Fundador. Una deficiencia cardiaca le hace regresar a España. Allí saca el doctorado en Química, imparte clases e investiga.

Muere en la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra, el 16 de julio de 1975, un poco menos de un mes después de la muerta de San Josemaría.

Un 18 de mayo hizo la primera comunión, y el 18 de mayo de este año, en Madrid, la beatificarán, fecha que fijó el papa Francisco después de declarar su heroicidad para vivir las virtudes y de comprobar un milagro.

El doctor Alberto Ross, vicerrector de investigación, habla de ella como una universitaria en la postguerra. Y en un tiempo en que prácticamente había muy pocas mujeres incursionando en esos trabajos. En la Facultad de Filosofía y Letras las mujeres alcanzaron el 68.9%, pero en Farmacia sólo el 40%. Y el 12% de los trabajadores eran mujeres. Cita el número 12 de la Gaudete et exultate del papa Francisco.

El rector del Campus México, Santiago García, hace ver que ahora el gobierno de la Universidad está conformado con el 75% de mujeres, pero no solamente por eso, Guadalupe es un modelo para la institución sino también por el empeño en el trabajo cotidiano, por su profesionalidad y por su capacidad de impulso.

Lourdes Monroy, directora de proyectos en el gobierno de la Obra en México, habló de Guadalupe como pionera, gestora e impulsora del trabajo del Opus Dei en México.

Era numeraria, que significa entregar la vida a Cristo con un camino propio del Opus Dei. Es pionera porque se adelanta y explora para iniciar una actividad. Impulsó la labor apostólica en México. Abre brecha.

Llegó a México el 6 de marzo de 1950, con Manolita Ortiz y María Esther Ciancas. Inicia la primera residencia: Copenhague. En diciembre va a Michoacán por diez jovencitas para aprender a administrar los servicios en los Centros de la Obra.

A principios de 1951 donan la hacienda de Montefalco que estaba en ruinas por el incendio que sufrió durante la Revolución Mexicana. En marzo de 1952, algunas numerarias se van a Culiacán, y en noviembre de 1953 otras van a Monterrey. En octubre de este año inicia un Patronato para conseguir fondos para la formación de sacerdotes de la Obra.

En marzo de 1954 se tiene en Montefalco una actividad para mujeres. En septiembre de 1955 inicia el colegio Chapultepec en Culiacán. Es el primero del Opus Dei, en el mundo, para mujeres. En febrero de 1956 se inaugura Montefalco como casa de retiros. Este mismo año inicia la escuela Montefalco para mujeres. Actualmente hay 3609 exalumnas.

La fecundidad del amor de Guadalupe, a los seis años de su llegada a México, logra 50 numerarias, 40 numerarias auxiliares, 15 supernumerarias y 2 agregadas. Seis casas de la sección femenina. Veinte numerarias y 10 numerarias auxiliares en otros países.

¿Por qué pudo hacerlo? Por la gracia de Dios a quien amaba y a quien se entregó. Por secundar los planes de san Josemaría. Por su grandísima fe, sencillez y alegría contagiosa. Porque presentó los proyectos de modo fácil y accesible. Porque no se consideró ni se hizo imprescindible.

El prelado del Opus Dei, Don Fernando Ocariz, la declara con un espíritu valiente y entusiasta.

A continuación, la Dra. Mónica Meza recordó una investigación, que se publicó hace algunos años, sobre la formación que Montefalco ha proporcionado a las mujeres de la región.

La Dra. María de los Ángeles Padilla habló de Guadalupe como una mujer de ciencia y fe, con tres rasgos: investigadora, docente y creadora de nuevos programas.

Con Piedad de la Cierva investiga sobre el contenido de sílice en la cascarilla de arroz y las propiedades como material refractario. Con paciencia y tenacidad aprovecha cualquier momento para investigar. De ella decían: mujer listísima, pero sobre todo tenaz.

Como docente enriquece esa actividad con la investigación.

Como creadora de nuevos programas, en 1968 promueve y colabora en el Centro de Innovación en Ciencias Doméstica (CEICID), aporta sus investigaciones en textiles. El año pasado este Centro cumplió 50 años.

¿Qué aprender de Guadalupe? Su constancia, el no querer llamar la atención, el aprovechamiento de las oportunidades.

Para terminar, la Dra. María Teresa Nicolás habló de la Beca “bgodl”. E invitó para el 4 de abril a las 12 horas, a ver el video que realizarán sobre Guadalupe.

Fue una mujer que sabía querer y era correspondida. Cuando la internaron en la Universidad de Navarra, para operarla del corazón, me consta que todas las numerarias que vivían con ella en Madrid, sufrieron su ausencia y continuamente se ofrecían para ir a cuidarla. Dios les tomó la delantera y se la llevó.

Te puede interesar: ¿Quiero que haya justicia?

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com