Imprimir esta página

¿Cómo mantener la chispa en mi matrimonio?

El amor en un matrimonio puede convertirse en costumbre y apagar la chispa con la que se había iniciado, por ello, te dejo una lista con las diez reglas básicas para mantener un amor verdadero, que nos propone el Dr. Enrique Rojas, psiquiatra español.


Amor en el matrimonio


Piensa bien en esta pregunta: ¿El amor entre dos esposos puede terminarse? Tristemente la respuesta es: sí puede acabarse.

El matrimonio debe cultivarse día tras día, el amor no es estático, crece con el tiempo o puede disminuir. El amor no es un sentimiento, es un acto de la voluntad, es decir, me levanto todos los días y quiero quererte cada vez más.

Ahora bien, ¿cómo entonces mantener ese amor durante años y años, como lograr que mi matrimonio tenga chispa?

Comparto contigo las diez reglas básicas para mantener un amor verdadero, que nos propone el Dr. Enrique Rojas, psiquiatra español en su libro El amor inteligente:

1. Enamorarse y mantenerse enamorado: tener muy claro qué es estar enamorado, y una voluntad decidida y firme para cultivar el amor.

2. Conocer el equilibrio entre los sentimientos y la razón: al principio todo es sentimiento, emoción y/o pasión; más adelante todo debe ir siendo más racional, con más conocimiento, pero sin que los sentimientos pierdan sus rasgos, su fuerza inicial y su capacidad para tirar de los argumentos que los vieron nacer.

3. Cuidar el amor: el mejor amor se desmorona, se viene abajo, se hunde y se oxida si no se le cuida. ¿Cómo?: trabajando día a día a base de cosas pequeñas.

4. Utilizar las herramientas que nos ayudan a seguir enamorados: la inteligencia y la voluntad.

5. Luchar por no descuidar aspectos esenciales del amor: sentimiento, sexualidad, ideas y creencias similares, el arte de la convivencia, compromiso y dinamismo. Y, por supuesto, dejar fuera la rutina.

6. Saber que la sexualidad desempeña un papel importante en la vida conyugal y que debe estar centrada en la comunicación: el acto sexual para que sea un encuentro entre dos personas debe ser al mismo tiempo algo físico, psicológico y espiritual.

7. Compartir sentimientos, ideas y creencias asegura su permanencia.

8. Mimar la conciencia diaria con racionalidad: desarrollar las habilidades de comunicación.

9. Comprometerse por encima de todo: no hay amor auténtico si no existe compromiso. El amor comprometido aspira a la fidelidad.

10. Potenciar la espiritualidad: si los sentimientos son la residencia donde se habita, la espiritualidad es el calor de hogar que quema, abrasa y da fuerzas para continuar.

Ahora bien, mantener una relación de pareja amorosa no es fácil, no es seguir un cuento de hadas. La realidad es que hay muchos factores que afectan al matrimonio.

Para no caer en la monotonía del amor cuida de algunos errores comunes que cometemos las parejas como:

* Falta de intimidad: estamos mucho tiempo juntos, pero poco solos y la relación se va distanciando poco a poco hasta llegar a tener vidas paralelas cuyos puntos nunca se juntan.

* Falta de respeto: en una convivencia continua y de confianza es fácil caer en faltas de respeto.

* Falta de tiempo: increíble pero las parejas de hoy no tenemos tiempo para estar juntos, si queremos que el amor crezca, debemos dedicarnos tiempo el uno al otro.

* No aceptarse: tal y como es nuestro cónyuge, sin juzgar, criticar ni humillar. Dentro de un matrimonio cada quien debe mostrarse tal cual es sin miedos ni prejuicios.

* Huir de los conflictos: cuidado con no enfrentar las discusiones o problemas que surjan. Todas las parejas enfrentamos conflictos, lo importante es saber resolverlos.

¡Te tengo buenas noticias! Se sabe que los matrimonios que permanecen unidos por muchos años tienen grandes ventajas.

En el libro The Case for Marriage, de Linda J. Waite y Maggie Gallagher, se muestran los resultados de estudios realizados durante varias generaciones a matrimonios.

Las personas felizmente casadas viven más tiempo, tienen mejor salud, ganan y acumulan más dinero; se sienten plenas en su vida, cuentan con una vida sexual más satisfactoria; y en general sus hijos son más felices que aquellas que permanecen solteras, viven en unión libre o se divorcian.

Te recomiendo: enciende todos los días la chispa del amor, y nunca bajes la guardia: el amor no es estático, sino crece significa que está disminuyendo.

Te puede interesar: La fuerza de voluntad 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com