Cómo hablar a los niños sobre dinero

La cultura financiera se aprende en casa, es justo ahí donde vale la pena enseñar a los hijos cómo tener hábitos económicos, hablar de dinero en familia es imprescindible.



Como papás nos cuesta trabajo hablar de dinero con nuestros hijos, pensando que es un tema por el cual no deben preocuparse y que es nuestra responsabilidad. Estamos muy equivocados.

Imaginar a nuestros hijos adultos con deudas, sin comprarse bienes duraderos, sin proveer para su familia o llegando siempre a la quincena sin dinero, nos causa horror.

La cultura financiera se aprende en casa, es justo ahí donde vale la pena enseñar a los hijos cómo tener hábitos económicos, hablar de dinero en familia es imprescindible. Está en nosotros el darles a nuestros hijos las herramientas para relacionarse de manera sana con el dinero, ni demasiada importancia, pero tampoco ignorarlo, utilizarlo como un medio y no como un fin.

Como mencionamos, hablar de este tema no es tarea sencilla, sobre todo cuando se trata de niños; titubeamos, mandamos mensajes dobles, no encontramos los momentos oportunos y pensamos que los niños no están listos para hablar de dinero.

He aquí algunos consejos para hacerlo:

1. HAGAN FRENTE COMÚN COMO PAREJA.
Antes de hablar con los hijos, ambos padres deben estar de acuerdo en qué quieren decir y cómo. Si deciden darles domingo o semana, deben establecer cuánto será, quién lo dará, cómo y en qué día, dependiendo por supuesto de la edad de cada niño.

2. TENGAN EXPECTATIVAS REALES Y EXPRÉSENLAS DE MANERA CLARA.
Es importante explicarle al niño o niña por qué se le está dando la semana, qué cubre y qué no. Cada familia realizará un cálculo según las necesidades del pequeño. Ante la duda, es mejor dar un poco de menos que más. Si tu hijo tiene que comprar el lunch en la escuela, no debe ser parte de su domingo. En cambio, el dulce posterior a la comida si lo cubrirá su semana.

3. PREDICA CON EL EJEMPLO.
Una vez establecido el monto, dalo de manera muy puntual y formal, de tal modo que los niños vean una actitud de respeto y responsabilidad hacia el dinero: no se vale decirle que al rato se los das, que ya no tienes, que mejor otro día o que no es el comportamiento que esperas de su parte.

4. CREA HÁBITOS SANOS.
Pídele a tu hijo que separe un porcentaje mínimo (preestablecido) para el ahorro. Muchos papás se admiran al ver que entre sus hijos existen perfiles distintos. Hay niños que ahorran con gran facilidad y otros que simplemente no pueden tener dinero sin gastarlo.

La infancia es terreno fértil para fomentar finanzas sanas. El hábito de ahorrar, practicado desde una temprana edad, hace que el ahorro se vuelva sencillo en la madurez.

Otro hábito a impulsar es separar algo de lo que tenemos para fines de caridad. Si desde pequeños se acostumbran a dar algo de lo suyo para un fin cercano a su corazón, lo seguirán haciendo hasta la edad adulta, en donde ser solidarios con ciertas causas no les implicará un desbalance en sus cuentas.

5. TEN REGLAS PREESTABLECIDAS.
Es fácil caer en el juego de utilizar el domingo como un arma: si no come, sino se porta bien. Es válido suspenderlo si se han roto las reglas, siempre y cuando estén establecidas con anterioridad y que el niño las tenga bien claras.

6. TEN CLARO QUE ES TRABAJO EXTRA Y REMUNÉRALO.
A la semana puede sumarse una remuneración por trabajo extra. No se les debe dar dinero por algo que es su responsabilidad (arreglar su cuarto, tareas escolares), sino por tareas como el sacar la basura, arreglar la despensa, regar el jardín, pasar la aspiradora o ayudar en otras cosas.

La familia debe llegar a un acuerdo previo tomando en cuenta la edad del niño, sus capacidades y nunca pagarle por algo que de por sí era su deber. Tampoco es recomendable que inventes un trabajo para tu hijo, pues se dará cuenta y obtendrá una idea equivocada de que ganar dinero es cosa fácil.

7. ORIENTA SU GASTO.
Para que no compre cosas indeseables o inútiles con su dinero. Ayúdale a ponerse metas: al dárselo recuérdale el juguete o libro que quiere comprar y separen juntos el monto para que no lo gaste. Hagan juntos un plan de ahorro. No dejes que sus objetivos sean difíciles de cumplir, ya que al ser pequeños tardará mucho en ahorrar y se desanimará en el proceso, para un niño pequeño seis meses es demasiado tiempo de espera.

Y algo muy efectivo: dobletea el ahorro; es decir, si el niño desea algo caro, incentívalo proponiéndole que cuando llegue a la mitad de la suma, tú pondrás la otra parte.

Recuerda, los niños aprenderán viendo lo que sus padres hacen con el dinero, observando como hablan y se relacionan con él, y sobre todo la importancia que tiene dentro de la familia.

¿Cuál es tu opinión?

Lucía Legorreta de Cervantes: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.lucialegorreta.com

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com