Claves para ser una buena suegra

Si eres “suegra”,  sigue estos consejos.


Buena suegra


Una de las relaciones que puede llegar a ser muy conflictiva es la de “suegra-nuera”, pero que siguiendo algunos consejos sencillos y prácticos que Isabel Llorente nos da, podemos convertirla en una relación sana, profunda y duradera:

 

- Actúa como toda una mujer madura, con cualidades y virtudes que faciliten la relación.

- Respeta el hogar de los nuevos esposo, evitando a toda costa cualquier tipo de intromisión de tu parte.

- Pensar antes de actuar, es un acto de prudencia. Actúa con moderación, cuidando en todo momento los sentimientos y afectos de tu nuera, irás ganando su cariño.

- Tus ansias por ayudar son muchas, pero hazlo sólo cuando te lo pidan.  

- No critiques los actos de tu nuera. Comprende y sé empática, con la capacidad de entender sus sentimientos.

- Tu hijo debe estar mayoritariamente con su “nueva” familia; no lo quieras tener demasiado cerca de ti, distanciándolo quizá de las obligaciones con su esposa e hijos. Tu ya lo tuviste muchos años. Recuerda la frase de  “ámalos mucho y déjalos ir”.

- Comprende que tu nuera no puede tener al inicio del matrimonio, la madurez y experiencia que tu como mujer has alcanzado. Ignora sus errores y “novatadas”, tu también los cometiste. No seas dura en tus juicios hacia ella sólo por su juventud o inexperiencia.

- Haz que tu nuera se sienta como una verdadera “hija”, el amor gana todas las batallas.

- Evita rivalidades y competencias, como en el estilo de preparar los alimentos, el trato de la ropa, la limpieza de la casa o el cuidado de los hijos. Es lógico que tu tengas más experiencia, pero alguna vez fuiste recién casada y podrás fácilmente ponerte en su lugar.

- Cuando tengas que darle un consejo a tu hijo, si es que éste es dado con verdadera rectitud de intención y es absolutamente necesario para el bien de los esposos o de tus nietos, díselo a solas para no dañar los sentimientos de tu nuera. El con su inteligencia y cercanía podrá matizar más fácilmente con ella lo que tu quieres trasmitir.

- Respeta la autonomía de los esposos. No quieras que la nueva pareja haga las cosas como tú las harías.   Dale a tu nuera el espacio en su hogar, como ama y señora del mismo.

- Procura no hacer llamadas frecuentes al hijo.

- Guarda silencio cuando no se te ha pedido consejo, aunque por tus años y experiencia sepas resolver mejor las cosas.

- Evita entrometerte en lo que la nueva pareja; no hagas comentarios al respecto. Si has formado un hijo responsable, él sabrá lo que puede dar a su esposa.

- Ama mucho a tu nuera, pues en su seno se engendrarán tus nietos, tus genes, tu herencia.

- Evita comentarios sobre el número de hijos que tendrán, el nombre que llevarán; estas son decisiones que ellos solos deben tomar.

- Cuando el nieto ha nacido, evita querer que se le cuide como tu cuidaste a tus hijos. Los nuevos padres tendrán la ayuda del pediatra, e irán aprendiendo de la misma manera como tu aprendiste a ser madre.

- Ayuda a cuidar a los nietos cuando te lo pidan, con sentido común y sin emitir juicios sobre lo que el niño come o cómo lo visten. Los nuevos padres, aunque jóvenes, procurarán lo mejor para su bebé.

- Si tu nuera se reserva el derecho que tienes a ver a tus nietos, platica con ella, exponiéndole tu cariño por ellos.

- Sé callada, discreta pero alegre. Respeta la intimidad del nuevo hogar. No entres a las habitaciones de la casa de tu hijo, a menos que te inviten a hacerlo.

- Recíbelos a comer si es que ellos quieren ir a visitarte. No los molestes con llamadas insistentes para que estén contigo.

- Evade pláticas sobre las exnovias de tu hijo, y no presumas de conocerle más que tu nuera; no lastimes su corazón.

- Si tienes varias nueras, no compares una con otra. Ni ofrezcas un trato preferencial a una, menospreciando a la otra. Serás la creadora de divisiones en tu propia familia.

- No desacredites a tu nuera con persona alguna, ni en modo alguno. Tarde o temprano se enterará de lo que has dicho y provocarás un distanciamiento bien ganado.

- Procura un “proyecto personal de vida”, a pesar de tus muchos años de casada. Esto te dará razones importantes para seguirte superando cuando los hijos se han ido, y para no pretender estar dirigiendo sus vidas cuando se han casado.

 

Y muy pronto comentaré contigo las claves para ser una buena nuera. Mientras tanto, si eres “suegra”,  sigue estos consejos.

 

¿Cuál es tu opinión?

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.lucialegorreta.com

Facebook: Lucia Legorreta

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com