Día del Maestro

La historia nos enseña aquello, de lo que nos debemos cuidar, pero también nos enseña lo que podemos aprovechar…


El día del maestro


Al paso que vamos no dejaremos de celebrar días, ahora “Día del Maestro”, un personaje muy importante en la vida de los pueblos, de quien depende en gran parte el futuro de una nación, por lo cual es fundamental que sea un buen maestro y que bien merece que se le reconozca y celebre, no como los de la coordinadora apoyados por Morena, a los que no les importa hundir al país y desgraciar a la juventud que cae en sus manos, usándola como carne de cañón.

Ahora que para ser buen maestro, además de ser centrado y tener una naturaleza sana y buena, debe además de enseñar, primero aprender de la historia, que es la maestra por excelencia, maestra magistral, con lo que sabrán lograr que los jóvenes preserven su identidad.

Un pueblo que no conoce su historia verdadera, es un pueblo que pierde su “identidad”. Qué terrible que haya quienes estén empeñados en engañarnos con una falsa historia. Mentira tras mentira, falseando los hechos, ocultando la realidad. Estamos cerca de perder nuestra identidad. La mafia (masonería) de EU se ha empeñado en hacer que la mafia nacional con su apoyo, nos engañe presentándonos una historia totalmente falseada, para que perdamos nuestra identidad y así manipularnos más fácilmente, a su antojo.

Inclusive cultural y promocionalmente nos están invadiendo literalmente. Su música y sus canciones nos dominan, los nombres de empresas y hasta de pequeños negocios por todas partes ostentan nombres en inglés, creen que con eso les dan categoría, es importante saber el idioma porque si no, no tienes oportunidades, una maestría en Yale o Harvard te abren las puertas. Las expresiones de brother, OK u otras ya son usuales. Nos domina el malinchismo, creyendo que lo de allá es mejor, sin estar realmente conscientes que “lo hecho en México está bien hecho”.

Todo empezó cuando a través de los Borbones, cuando Carlos III fue coronado rey de España y trajo consigo la masonería desde Nápoles donde había sido rey, se inició desde adentro la desintegración del imperio (como ahora lo quieren lograr a través del separatismo catalán). Luego de la Independencia enviaron a Poinsett por el cual en contubernio con los masones nacionales (Gómez Farías, Santana, Zavala y otros), perdimos nuestros territorios del norte (de Texas hasta California), Centroamérica y Alaska. Desde entonces nos han venido manipulando a su antojo, apoyando al que estuviera dispuesto a obedecer sus consignas y bloqueando al que no.

La historia nos enseña aquello, de lo que nos debemos cuidar, pero también nos enseña lo que podemos aprovechar para salir adelante y superar nuestros muchos tremendos problemas recurrentes, precisamente por estar en manos de la cultura de la muerte (la izquierda, Morena y demás).

Grecia fue una cultura floreciente, la cuna de la civilización mundial, pero comenzó a decaer surgiendo Roma basada en disciplina, honor y valores aprovechando la herencia griega. Al invadir las tribus bárbaras germanas a Europa, la Iglesia con sus valores salvó a la civilización occidental y fue la base de que naciera Europa con base en los valores cristianos. Pero los reinos cristianos fueron infiltrados y corrompidos. Un ejemplo clarísimo fue Castilla, en la que bajo el reinado de Enrique IV, la corte era libertina y corrupta, el reino estaba quebrado, los asaltos en caminos y poblados estaban a la orden del día (como ahora con nosotros), había guerra entre los señores feudales, el reino podía caer en cualquier momento bajo el embate del islam. Dios no se olvidó de la hispanidad, que sería su baluarte contra los embates de la izquierda (masonería), Isabel fue coronada reina y todo cambio. Estableció la hermandad de los 100 caballeros con jóvenes nobles y metió al orden a los señores feudales, acabó con la delincuencia, instituyó la justicia y el orden, acabó con la corrupción y el libertinaje, fomentó las artes, especialmente la literatura, surgió la época de oro de España, las universidades (Salamanca, Alcalá de Henares, Madrid), grandes filósofos (Laínez, Salmerón, san Pedro Canisío), escritores y poetas (Cervantes, Lope de Vega, etc.), el primer hospital de campaña, el mejor y más moderno ejército de Europa. La prosperidad y el progreso se pueden recuperar, retornando a los valores, retornando a Dios. Es lo que debemos hacer aquí en México y todo el mundo, siendo el maestro fundamental.

Napoleón Bonaparte disolvió en 1806 el Sacro Imperio Germano-Romano fundado por Carlo Magno 1000 años antes, la nación germana quedó a la deriva, era un desorden, hasta que en 1871 se fundó el segundo imperio bajo Federico Guillermo de Prusia, que con la tradicional disciplina y orden de los Caballeros Teutones fundados con las Cruzadas, metió nuevamente la disciplina y el orden y los valores en el pueblo, surgiendo la tan reconocida exactitud, honradez y laboriosidad, que señala al pueblo alemán, que se gana el corazón en todas partes del mundo y que ha podido sobreponerse a todas las adversidades, (Napoleón, la Primera y la Segunda Guerra Mundial). Actualmente surgieron líderes como Konrad Adenauer y ahora Ángela Merkel, que con base en los valores cristianos (valores absolutos), han sabido mantener el rumbo, convirtiendo a Alemania nuevamente en una de las mejores economías del mundo

Ésta también la demuestra Porfirio Díaz, que nos enseña que también aquí en México, eso que bien se pueden considerar como milagro, es posible. México, tras todos los disturbios fomentados por la mafia (masonería de EU) había llegado con Juárez y Lerdo de Tejada a ser dominada por la delincuencia y la corrupción. El gobierno de Juárez tenía a su disposición todos los bienes que robó a la Iglesia, supuestamente tenía las arcas repletas, sin embargo, se declaró incapaz de pagar las deudas a Inglaterra, España y Francia. ¿Dónde quedaba la riqueza recién adquirida por el gobierno? Después de la retirada de Francia, el país estaba a merced de los asaltantes en caminos reales y poblados, no había seguridad, reinaba la corrupción. México era un país quebrado. Pero entra Porfirio Díaz, con sus famosos “Rurales” restablece el orden y la seguridad. México resurge como potencia económica, cultural y militar. Está a la altura de los mejores países del mundo. El problema fue que no estaba dispuesto a seguir las consignas de la mafia (masonería) de EU y ésta hunde en contubernio con la masonería nacional nuevamente al país en el caos, la grandeza alcanzada se pierde de un plumazo. Perdimos lo más por lo menos.

En la actualidad, Fox y Calderón podrían haber iniciado un cambio similar, pero las Cámaras controladas por la izquierda (PRI, PRD, PT, MORENA y demás), no los dejaron, bloqueándolos sistemáticamente y a través de los Medios de comunicación no dejaron que luciera todo lo que nunca se había hecho y logrado antes.

La historia la gran maestra nos enseña que logrando las circunstancias adecuadas y un Gobierno limpio y sano, regido por valores, por la cultura de la vida y del amor, podemos alcanzar lo que tanto deseamos: un México próspero y seguro, donde reine la paz, la armonía y la fraternidad. ¡Alcanzar esto es posible a pesar de todo! Las tragedias (huracanes, sismos y otras) nos demuestran que ese espíritu a pesar de todo sigue vivo en nuestro pueblo.

¡Felicidades a los maestros buenos! A los que sepan encauzar a nuestra juventud.

“Donde hay bosques hay agua y aire puro; donde hay agua y aire puro hay vida”.

 

Te puede interesar: ¡Madre sólo hay una! 


* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.