Fray Sebastián de Aparicio…cerca su canonización

Fray Sebastián de Aparicio está cerca de ser reconocido como santo después de varios años de lucha y esfuerzo.


Fray Sebastián de Aparicio


Observando cómo va todo, puede considerarse que ya pronto, podremos ver culminados los esfuerzos y trámites, que hace ya desde hace algunos años (2011) venimos realizando para ver proclamado oficialmente como santo a fray Sebastián de Aparicio y me refiero siempre a él como fray, porque llamarlo beato es hacerlo menos, porque en México se le ha considerado santo desde un principio, dado la vida ejemplar, su humildad y entrega y la cantidad tan grande de milagros que realizo en vida y que ha seguido realizando como consta en los grandes libros de registro tanto de peticiones como de gracias (hay más de 800), que tienen que irse reemplazando constantemente.

Todo empezó después de una conferencia que di en el antiguo y precioso Salón Barroco del Edificio Carolino que alberga a la Universidad Autónoma de Puebla, construido por los jesuitas. En la plática con el ingeniero Rodolfo Peláez Maurer, no me acuerdo como surgió el nombre de fray Sebastián y la descomunal obra que realizó, no sólo por Puebla, sino por México e Hispanoamérica. Recordemos que introdujo el uso de la rueda en el transporte en el continente, liberando a los indígenas de seguir trabajando como “tamemes” de carga inclusive de humanos, revolucionó la agricultura cambiando la tradicional “coa” para cultivar el maíz por el uso del arado jalado por una yunta. Pero en fin, para qué seguir enumerando todo lo destacado en su vida, que no es nuestro objetivo, más bien concretémonos a señalar lo que fue sucediendo desde el momento citado hasta nuestros días.

Nos empezamos a reunir un pequeño grupo, considerando que era importante hacer justicia a la obra de fray Sebastián, logrando que por fin la Iglesia lo reconociera oficialmente como santo, lo que sería de una gran utilidad en la afirmación de la fe, no solo en estas tierras, sino en toda Hispanoamérica, toda la Hispanidad e inclusive en todo el mundo, dada la excepcional personalidad de nuestro personaje.

Se pidió el apoyo y orientación a Fray Andrés Limón Ofm, eepresentante del vicepostulador en México, fray Guillermo Rodríguez Rico, así como del señor arzobispo Víctor Sánchez Espinoza y de monseñor Eugenio Lira, entonces secretario del Episcopado Mexicano. Se hizo un plan para lograr el apoyo de todos los sectores en los que había actuado con relevancia, los transportistas, los camineros, empresarios, los charros –siendo precursor de la charrería– y todos los hombres de a caballo y del campo, migrantes y fieles en general, así como de las acciones, necesarias. Seguimos, de acuerdo con la orientación de Dray Andrés, para reunir los requisitos para terminar el proceso. A la canonización de fray Junípero Serra por el proceso alterno, se vio que fray Sebastián podía seguir el mismo camino, en lo que nos alertó Nemesio Rodríguez Lois.

Constituimos la sociedad Vida y obra de Fray Sebastián de Aparicio, (2014) para cualquier trámite legal. Inclusive las autorizaciones del monumento que consideramos adecuado para marcar el acontecimiento de la canonización. Se hizo un proyecto hermoso inspirado en el “Milagro de Amozoc”, donde fray Sebastián de camino de Amozoc a Puebla, pidiendo que le dejaran montar un potro, –que nadie había sido capaz de montar–, después de un primer reparo trajo muy tranquilo al tranco al fraile. El proyecto fue autorizado por el ayuntamiento de Puebla y luego por el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), señalando su ubicación en la explanada de la Capilla de Dolores frente al Teatro Principal, el más antiguo de América.

Debido a nuestra insistencia por diferentes conductos, vino el vicepostulador de Roma, fray Luis Martín Rodríguez, quien nos citó en el templo de San Francisco, dándonos, de entrad.a una regañada, que ya estaremos tranquilos, que el proceso llevaba su curso, que fray Sebastián no tenía la importancia que fray Junípero Serra y que el Episcopado Estadounidense había solicitado la terminación del proceso de su canonización por la vía alterna. Le aclaramos e hicimos ver que por todo lo relacionado con su vida, su vida misma, todos los milagros y la devoción del pueblo fray Sebastián era más importante.

Acto seguido, a través del señor arzobispo Víctor Sánchez Espinoza, de monseñor Eugenio Lira como secretario del Episcopado Mexicano, del vicepostulador en México y una carta abierta en la Prensa, insistimos para que en su junta anual hace dos años en Lagos de Guadalupe, el Episcopado hiciera la petición necesaria a Roma. Por falta de coordinación no se llegó a hacer, por lo que el año pasado volvimos a la carga y en noviembre se acordó hacer la petición con 112 votos a favor y uno en contra. De esto me habló fray Carlos, que ya tiene 88 años, muy entusiasmado dándome una copia en la que el Episcopado les comunica a los frailes de Puebla los resultados.

Hace un par de semanas, vino el superior general de los franciscanos desde Roma y les aseguró a los frailes poblanos que trataría el asunto al papa personalmente a su regreso al Vaticano. Poco después fray Carlos me volvió a llamar, informándome que fray Joel había recibido un correo electrónico del Superior diciéndole que ya había cumplido; tratándole el caso al Santo Padre y que este había quedado en darle atención al caso.

Hace ya unos cuatro años Vida y obra de Fray Sebastián de Aparicio, con los charros de Puebla, se ha incorporado a la misa y festejo que tradicionalmente el Centro Gallego de México realiza cada año (en este caso hace un par de semanas) en honor del santo gallego y poblano, con mucha alegría, colorido y danzas de lindas señoritas y gallardos mozos al son de las gaitas y castañuelas, siendo verdaderamente hermosa esta muestra de cariño y devoción a tan ilustre personaje que hermana a Galicia y a Puebla, a España y a México y a la Hispanidad toda.

Considerando oportuno insistir ante el Santo Padre, el Centro Gallego de México aprovechando su venida a Puebla nos entregó una petición que apoya lo solicitado por el Episcopado mexicano en noviembre pasado, para que a través del vicepostulador en México se le haga llegar al papa. El Parque de España nos entregó también una petición, estando pendiente de hacer lo mismo la Federación Mexicana de Charrería y la Asociación Nacional de Transporte Urbano Foráneo.

Estando a punto de lograr el reconocimiento oficial de la santidad de fray Sebastián de Aparicio, podemos celebrar que con eso la cultura de la vida y del amor se verá reforzada y con lo mismo asegurada una mayor paz, seguridad y superación de nuestros graves problemas, incluyendo los del medio ambiente.

“Donde hay bosques hay agua y aire puro; donde hay agua y aire puro hay vida”.

Te puede interesar: La verdad histórica

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.