Imprimir esta página

El reino de Dios en nuestros corazones… ¡La solución!

El gobierno de izquierda que controla hoy a México ha causado desgracias en el pueblo e incluso provocando que se pierda la esperanza en Dios.


La izquierda nos hace perder fe en Dios


Para superar todos los tremendos problemas que nos aquejan actualmente, la corrupción, la ambición y el gran egoísmo, que son la causa de la falta de seguridad, la violencia, la falta de productividad, la pobreza, el hambre, la muerte el deterioro ambiental y otros males, provocados por el predominio de la cultura de la muerte, que la izquierda (socialismo, masonería) trata de imponer a como dé lugar, la única forma de lograrlo, es reinstaurando el reino de dios, en el mundo y en nuestros corazones. reinstaurando el reino de Dios en nuestros corazones, que a su vez nos dará una gran paz de espíritu será más fácil hacerlo en el mundo.

He editado dos pequeños libros de mi autoría: Llega a tus Bodas de Oro…tan enamorado… como cuando te casaste y Amor para siempre, escritos para ayudar a reducir el número de divorcios, fomentados por la cultura de la muerte, para destruir las familias. trato un tema muy interesante que nos proporciona un arma muy efectiva para esto y para reinstaurar el Reino de Dios en nuestros corazones y en esa forma también en el mundo y es la auto programación del subconsciente. Al titularme como ingeniero civil en la Universidad Autónoma de Puebla, obtuve una beca en Alemania para una maestría en Hidrología, lo que aproveché para estudiar Psicología.

Profundizar sobre el subconsciente en autores notables como el canónigo Saint Laurent, Narciso Irala S.J y otros, me dio la oportunidad de incluir en los dos libritos citados, el primero agotada su edición, el segundo disponible en la librería León en Puebla, un capítulo sobre cómo aprovechar el subconsciente.

El 70% de las enfermedades es de origen psíquico, resultado de una falta de armonía entre cuerpo y alma, afirma el médico alemán Reinholds, experto en entrenamiento autógeno, quien preparó a Arved Fuchs, un joven de Hamburgo para su expedición en el Ártico en 1980 a pie y sin perros, donde se necesitaba una decisión inquebrantable de llegar a la meta, paso a paso, aunque cada uno costara lo indecible.

El Dr. Hannes Lindemann utilizó el entrenamiento autógeno para la travesía del Atlántico que realizó él solo en un pequeñísimo velero plegable en 119 días. En su libro Uberleben im Stress, (Sobrevivir en la tensión) presenta el entrenamiento autógeno como un camino seguro hacia la distensión, la salud y un aumento del rendimiento.

El entrenamiento de los boinas verdes (Rambo) contiene estos principios del entrenamiento del subconsciente, gracias a lo cual tienen una determinación excepcional de superar todos los obstáculos y resistir inmutables todos los dolores, sufrimientos, hambre, inclemencias y torturas.

Es importante estar en un lugar tranquilo y cómodo que no nos molesten o interrumpan durante un cuarto de hora, relajarse, respirar profundo, abstraerse de todo y pronunciar en forma firme y convencida nuestras premisas. Es un pequeño esfuerzo y disciplina, que bien vale la pena.

La sesión de autosugestión podemos iniciarla con una oración que nos ponga en presencia de Dios y así obtener los mejores frutos.

Estos ejercicios de auto programación deberán realizarse durante unos quince minutos, tres veces al día, tres semanas seguidas.

Veamos el caso de la serenidad y paz del alma, que nos lleva a no temer nada y dormir bien y sobre todo a estar bien con Dios y los demás y ayudar a que domine la cultura de la vida.

“Señor mío y Dios mío, creo firmemente que estás aquí presente, que me ves, y me oyes. Te adoro con profunda reverencia, te pido perdón de mis pecados y gracia para hacer con fruto este rato de oración. Madre mía Santísima de Guadalupe, san José mi padre y señor, Ángel de mi guarda, interceded por mí”.

“Señor, Tú todo lo sabes, Tú sabes que yo te quiero” (Jn.21, 17) Aumenta mi amor por Ti.

Dios, mi Padre y Señor, está conmigo. Estoy totalmente tranquilo, tan tranquilo como el niño que siente que su padre está con él y que por eso no le puede pasar nada malo. La serenidad inunda todo mi ser. Cada vez estoy más tranquilo. Todo el día estaré tranquilo y sereno. Nada me podrá contrariar ni perturbar.

Sin Ti, mi Dios, yo soy nada. Con humildad reconozco mis limitaciones y mi miseria; y al deberte todo, absolutamente todo, mi amor por Ti crece cada día. Siento como crece cada vez que pienso en Ti. Creciendo este amor por Ti, el amor desordenado por mí se va reduciendo. Aprendo a perdonar por amor a Ti, y ya no tengo resentimientos, ni rencores, ni frustraciones. En Ti estoy totalmente en paz.

Estoy tranquilo todo el día y duermo profundamente durante toda la noche.

Nada que pase en la vida me puede dañar, porque Dios mi Padre lleva todo hacia mi bien, aun cuando yo no lo entienda.

No tengo miedo a nada, nada me puede afectar, ni causar daño, Dios mi Padre, me lleva por caminos seguros.
Estoy por encima de todos los problemas, porque los pongo en las manos de Dios.

“Señor hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo”. Enséñame a aceptar, a desear y a querer lo que Tú quieres: Tu Santa Voluntad.

Queriendo lo que Tú quieres, Señor, yo sé que me darás las fuerzas y la gracia necesarias para lograrlo. Siento que cada día, tengo más fuerzas. Es más fuerte mi voluntad. Mis pequeños y grandes triunfos diarios, son obra Tuya y con ellos me fortaleces.

La alegría llena mi espíritu, porque hago y acepto de corazón la Voluntad de Dios.

Madre mía Santísima de Guadalupe, con tu ayuda voy a salir adelante, estoy saliendo adelante, lograré superar todos los problemas, estoy superando todos los problemas. Estoy firme. No voy aflojar por nada.

“Señor mío y Dios mío, te doy gracias porque me ayudas a grabar firmemente estos principios en mi alma, para poder servirte mejor, y luchar con éxito en la instauración de Tu Reino. Así sea.”

Empezamos la sesión como se explicó, relajándonos totalmente, respirando profundo y tranquilo, sentados cómodamente, haciendo el acto de presencia y terminamos dando gracias, después de haber pronunciado en tono firme y convincente 3 veces nuestro programa (tres semanas).

Estoy convencido que todos los mexicanos de buena fe, queremos salir adelante y resolver nuestros muy graves problemas, por lo que les pido a mis queridos lectores se pongan a hacer estos ejercicios y que los difundan a todos sus contactos, lo que actualmente con el CE es muy fácil, con la misma recomendación de hacerlo y difundirlo. Gracias y que Dios los bendiga.

“Donde hay bosques hay agua y aire puro; donde hay agua y aire puro hay vida.”

Te puede interesar: Jornada Mundial de la Juventud… ¡Una esperanza! 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com