Julio Medina Morales

Julio Medina Morales, un ejemplo a seguir en la historia de México.


Julio Medina Morales


Monterrey se ha destacado por su actitud positiva y dinámica, ha enfrentado los grandes problemas siempre basado en la cultura de la vida y del amor. Cuando Cárdenas conociendo su importancia, para imponer el socialismo en el país, organizó un acto totalmente impositivo para empezando por los empresarios de Nuevo León doblegar su resistencia y seguir de ahí a todo el país. Cuál fue su sorpresa que en lugar de lo esperado surgió orgullosa, igual que la Sultana del Norte, COPARMEX el organismo empresarial que basado en la Doctrina Social de la Iglesia, dio la pauta para una relación armoniosa y eficiente del obrero y el empresario, alcanzando con justicia y equidad una producción optima en beneficio de todos. COPARMEX, ha sido desde entonces en toda la república un dique infranqueable al socialismo. México está en deuda con Monterrey por ese espíritu emprendedor y de justicia.

A esa cepa de hombres pertenece Julio Medina, oriundo de Monterrey, poblano de corazón, buen amigo de Catón (Armando Fuentes Aguirre) con quien se identificaba, ilustre coahuilense, escritor que como historiador aclaró algunos puntos importantes en “la otra historia de México”, así como lo que nos puede esperar si no actuamos como los fundadores de COPARMEX.

Julio vino de joven, como arquitecto y recién casado a apoyar al entonces gobernador de Puebla, Ing. Aarón Merino Fernández, en su obra muy positiva por Puebla, a quien se debe así como al presidente Gustavo Díaz Ordaz a que Volkswagen quedara en Puebla, iniciándose el desarrollo industrial moderno de Puebla, en lo que participó mi padre el Ing. Ernesto Kurt Feldmann al resolver el problema de agua potable para la planta.

Yo entonces era subdirector y por un tiempo director en funciones de Obras Públicas del estado, por lo que pude darle a Julio, la bienvenida a Puebla, teniendo una relación muy estrecha con él, por sus trabajos en beneficio del estado, iniciando una amistad que duro durante todo el tiempo que Dios nos permitió disfrutar de su amistad, aquilatando el temple de una persona que dedico su vida a servir a nuestra entidad, brindando el apoyo desinteresado al que lo necesitara.

Posteriormente fue director de Obras Publicas en el Ayuntamiento de Puebla y como rotario, gobernador de la Zona, lo que aprovechó para hacer mucho bien por todas partes, teniendo el mérito de convertir la tradicional “Filantropías Rotaria” en “Caridad”, que es ayudar al prójimo por Amor a Dios, apoyando extraordinariamente al Señor Arzobispo Monseñor Víctor Sánchez Espinoza en muchas obras de beneficio social.

Julio con su eterna sonrisa espontánea y amable, que nunca se lo borraba de su rostro, se ganó el aprecio de todo aquel que lo trataba, conquistando amigos con una facilidad sorprendente. Yo mismo me precio de haber llegado a ser un amigo de los más cercanos a él, conviviendo con él y con su hermosa familia, de la que ha sido el corazón su esposa entrañable Margarita, pudiendo ufanarse los dos de haber vivido un amor eterno de los que no se dan en maceta y del que surgieron cuatro capullos muy lindos y un digno heredero de sus valores morales Julio Medina Mac Quede, que seguirá su ejemplo en darse totalmente a los demás, siempre también igual a sus hermanas con esa sonrisa que caracterizaba a su padre, pero también a su madre.

De esos hombres necesita México para superar todos sus problemas. Hombres imbuidos de la cultura de la vida y del amor, aplicada a la vida cotidiana. La falta de seguridad, de productividad, la violencia, la pobreza, el hambre y la muerte, como la corrupción, basada en la ambición de dinero, poder y placer a cualquier precio, valiéndose de la mentira y la calumnia no podrían superarse por decreto o afirmando categóricamente que ahora sí se va a hacer, solo podrá superarse si como dice Ángela Merkel tenemos que “regresar, a nuestros orígenes, a nuestras raíces cristianas, a cristo, a leer la Biblia. Nuestros problemas persisten por haber hecho a dios a un lado, según lo Anna Gates, hija del famoso magnate manifestó: “Cómo queremos que dios se ocupe de nuestras vidas, si a ‘el que es todo un caballero’, lo hemos sacado de ellas”.
Julio Medina nos ha demostrado con su vida, con hechos, con acciones, como trabajar por México, por el próximo, desinteresadamente, con generosidad, siendo positivo hasta las cachas, México puede llegar a ser lo que todos deseamos, si los buenos que somos los más, no seguimos dejarnos engañar por falsas promesas, que no podrán cumplir nunca y lo saben muy bien, porque nadie da, lo que no tiene.

Julio seguirá vivo en nuestros corazones, inspiración para muchos, presente en nuestra querida Puebla de los Ángeles y otros lugares por “la huella que dejo a su paso”. Me acuerdo aquí de mi padre el ing. Ernesto Kurt Feldmann, que también quiso pasar por estas tierras de Dios, dejando huella y vaya que si lo hizo.

Con hombres de la talla de ellos, México saldrá adelante por encima de todos los obstáculos.

“Donde hay bosques hay agua gua y aire puro, donde hay agua y aire puro hay vida.”

Te puede interesar: ¿Otra Cristiada? 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com