La generación actual de la juventud… ¿mejor que las anteriores?

La sociedad, no sólo la generación de los jóvenes de ahora, tiene que reinstaurar la cultura de la vida y del amor, que esa es la única solución a todas las situaciones problemáticas en la sociedad.



“No es más rico el que tiene mucho, sino el que necesita menos”

La cita mencionada puede expresarse en un sentido más profundo: “No es más feliz el que mucho tiene, sino el que necesita menos para serlo”.

La Tecnología ha avanzado muchísimo en los últimos tiempos, lo que ha permitido estar más cerca de aquellos que están lejos, pero también ha alejado a los que están cerca. El famoso “whats app” permite un intercambio de ideas momentáneo interesante entre personas lejanas. Claro que para que en una polémica que puede surgir, sea fructífera y positiva sea imprescindible en primeras superar el famoso ego, culpable de todos los conflictos tanto entre personas como entre naciones y segundo, cosa clave, “abrir el paracaídas” (la mente). Sin una mente abierta a aceptar que uno puede estar equivocado y dispuesta a aceptar la verdad que se propone, no se llegara nunca a nada. Cada quien seguirá montado en su macho, como sugiere un muy buen dicho popular.

A noche pude seguir en el whats app de mi esposa una discusión muy interesante, que en el fondo se proponía que la generación actual de la juventud era mejor que las anteriores, que eran las culpables de las crisis y problemas en los que vivimos y que le toca componer toda la situación desastrosa del mundo actual que se le ha dejado como herencia. Se aducía como argumento científico que el fondo de todo lo explica “la economía” como ciencia, saliendo a la luz, que la mentalidad con la que se manejaban los argumentos estaba fuertemente influenciada por “la leyenda negra”, que ha manejado la cultura de la muerte, en contra de la hispanidad y de la Iglesia como baluartes de las enseñanzas de Nuestro Señor.

De acuerdo con lo anterior podría decirse nuevamente, según otro simpático dicho popular ¿Porque tanto brinco, siendo el suelo tan parejo?

La actual generación de la juventud definitivamente no es mejor que las anteriores, lo que sí, está más expuesta que las otras a perder la brújula en la vida, porque está más expuesta a la influencia de un pensamiento neopagano, apartado de Dios, por la campaña insidiosa anticristiana, que desde ya varios siglos ha realizado la mafia de izquierda (masonería), aprovechando actualmente los medios de comunicación (TV, Radio, prensa, telenovelas, noticias falseadas, etc.), para sacar a Dios de la vida pública e incluso de la privada (la Familia), siendo su arma actual la ideología de género, que va contra la vida, la familia y la libertad religiosa, apoyada por gobiernos controlados y los medios de comunicación, que son valiosos instrumentos de la mafia.

El caso es que se valen de una necesidad propia de la naturaleza humana de alcanzar la felicidad, así como también lo es el de buscar la verdad y el bien. Yo hago frecuentemente una afirmación contundente: “No busques la felicidad o el amor donde no puedas encontrarlo; búscalos donde con toda certeza puedas hacerlo”. No hay que dejarse engañar de la Fata Morgana de las felicidades aparentes y más a la mano.

Las famosas teorías del “relativismo” que tratan siempre hacer valer para confundir a muchos y las “ciencias de economía” como base para explicar la situación, la tendencia, así como la solución a nuestros problemas, lo que es falso a todas luces. La bondad y la verdad son inamovibles, aunque se puedan observar desde diferentes ángulos, o conocerlos parcialmente. En dado caso la parte que tú conoces de la verdad que puede ser diferente a la parte que yo conozco, no hacen que se “tu Verdad” y “mi verdad”, sino que juntando las dos partes llegamos a un conocimiento más completa de la verdad, que sigue siendo una sola, que no varía con el tiempo, ni de generación en generación, ni con nuevas conceptos de las ciencias de la economía.

Lo importante es que hay que salvar a la actual generación de la juventud, de seguir atrapados por lo que “parece” ser la realidad actual y en la que está inmersa, de modo que los jóvenes de buena voluntad se han formado un criterio equivocado, decidiendo y actuando convencidos de que es lo correcto.

Para esto las familias tienen que reincorporarse a la cultura de la vida y del amor. Dios tiene que volver a ser el centro de la vida diaria de todos. Hay que aprender a no dejarse llevar por la atracción de bienes aparentes o parciales, que de momento dan satisfacción y placer, haciendo que se sienta uno bien, por supuesto solo de momento y es en lo que no piensan. Se tiene que decidir por el bien verdadero el que no lleve a estar más cerca de Dios, porque en la vida “sólo Dios basta”, lo que San Agustín hijo de Santa Mónica, una de las mentes más privilegiadas de todos los tiempos, expresa muy claro: ”Inquieto esta mi alma Señor, e inquieta estará hasta que no descanse en ti.”

La sociedad, no sólo la generación de los jóvenes de ahora, tiene que reinstaurar la cultura de la vida y del amor, que esa es la única solución a todas las situaciones problemáticas en la sociedad, la falta de seguridad, la delincuencia especialmente la organizada, que actualmente se organizan con una facilidad sorprendente, las adicciones, la pobreza, el hambre, la desintegración familiar, etc. etc. pero también las condiciones caóticas del mundo, el medio ambiente, que mencionan injustamente, que las generaciones pasadas se las han dejado a la actual y que tendrá que componer. Todo se debe a la acción de las mafias (petroleras, de izquierda, etc.). La verdad es que solo arreglaremos todo, si reinstauramos como decíamos el Reino de Dios, dándole nuevamente su lugar en la vida pública y privada.

“Donde hay Bosques hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro hay Vida.”

Te puede interesar: Canelo Álvarez… su temple y el nuestro

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com