27 de septiembre. Honor a los héroes que nos dieron Patria

Aun con mayor euforia y alegría debemos celebrar el 27 de septiembre, que es cuando se logró total y realmente la independencia por Iturbide, prácticamente ya sin derramamiento de sangre, por convencimiento, a partir del abrazo de Acatempan con Vicente Guerrero.


Agustín de Iturbide e Independencia


La Libertad, la Religión y la Unión se representan en nuestra bandera por los colores verde, blanco y rojo desde la Bandera Trigarante (de las tres garantías) con la que entró Iturbide triunfante a la ciudad de México, proclamando la Independencia el 27 de septiembre de 1821, son los mismos de nuestra actual bandera que como hemos comentado, es la más hermosa por aclamación mundial.

Es de hacerse notar que el blanco de la religión está en medio y que junto con nuestro idioma, nuestras tradiciones y valores, son las bases de nuestra identidad, que bien puede decirse que “hay mexicanos que no son católicos, pero no hay ninguno que no sea guadalupano”.

En nuestras familias el saber que viene un nuevo ciudadano al mundo (la concepción) es un gran motivo de alegría, pero lo que realmente se celebra es cuando nace a la luz del día ese lindo angelito, regalo de Dios. Para nosotros el día de la Anunciación del Arcángel San Gabriel a Nuestra Señora Santísima es motivo de alegría y se celebra solemnemente con una misa especial, pero no hay comparación a como celebramos y a la alharaca festiva con que conmemoramos el 24 de diciembre la natividad del Señor, por todas partes se nota un desbordamiento de euforia.

Lo mismo debería pasar al celebrar nuestra independencia. Sí hay que celebrar el grito de Hidalgo el 15 de septiembre, pero aun con mayor euforia y alegría debemos celebrar el 27 de septiembre, que es cuando se logró total y realmente la independencia por Iturbide, prácticamente ya sin derramamiento de sangre, por convencimiento, a partir del abrazo de Acatempan con Vicente Guerrero, constituyendo el Plan de las Tres Garantías: Libertad, Religión y Unión.

Iturbide se convenció de que México no podía estar a merced de las Cortes de Cádiz, radicales y anticatólicas, por lo que se lanzó por la causa de la Independencia. Lograda esta, el Congreso que se formó voto por la monarquía y no por la república, y después de que Fernando VII, no aceptó ser el emperador, en el Congreso el mismísimo Valentín Gómez Farías, que después lo traicionó, propuso a Iturbide como emperador, lo que para Guerrero, que fue la mancuerna de Iturbide para lograr la independencia fue lo más acertado.

Iturbide nos dio una patria grandiosa, no solo por sus valores, sino también en extensión e importancia. México se convertía en extensión en el segundo con más de 12 millones de kilómetros cuadrados, solo después del Imperio Ruso que abarcaba 17 millones. Cubriendo todo Centroamérica, colindando con Colombia, nuestra actual superficie, los estados de Texas, Nuevo México, Arizona y California, pero además Alaska, que fue colonizado por las expediciones que salieron de San Blas, Sinaloa, entre 1782 y 1785, así como el territorio entre California y Alaska y las montañas Rocallosas y el océano Pacífico, que lógicamente sería integrado a México. Ni Canadá, ni EE.UU. hubieran alcanzado nunca la superficie que abarcan ahora.

Pero no solo por la extensión ocupaba México, de los primeros lugares del mundo, sino también por su cultura, en 1551 se fundó la primera universidad de América junto con la del Perú, siendo prolija en literatura, por su poder militar, habiendo México contado con verdaderos genios militares como José María Morelos, de quien Napoleón Bonaparte, contemporáneo suyo, dijo que con seis Morelos conquistaba al mundo; Agustín de Iturbide quien con una fuerza mucho menor derrotó al mismo Morelos en la batalla de las Lomas de Santa María el 23 y 24 de 1813; Miramón, Mejía y Márquez que con sus vidas defendieron la fe de México y que solo fueron derrotados gracias al apoyo que la mafia de EE.UU. dio a la mafia mexicana; Porfirio Díaz, que derrotó en Salina Cruz a la armada yanqui del Pacífico que quería apoderarse del istmo de Tehuantepec, para comunicar con un canal sus costas del Atlántico con el Pacífico; Gorostieta, jefe militar de la Cristiada que hubiera logrado un triunfo total sobre Calles apoyado por EE.UU. si no hubiera habido el famoso acuerdo de la Iglesia con el gobierno de izquierda persecutoria sangrienta de Calles, de todo lo católico, que lo ha respetado la Iglesia pero no la mafia. Así como por su identidad, idioma, costumbres, tradiciones y religión. Nunca nos quitarán la devoción a Cristo Rey y a la Virgen de Guadalupe.

Por eso precisamente la mafia de izquierda (masonería) mundial, dirigida desde EE.UU. (Cultura de la Muerte), con la complicidad de la masonería nacional, acabó con la grandeza del Imperio mexicano, declarando traidores a sus libertadores Iturbide y Guerrero y fusilándolos primero a uno y, luego al otro, por estorbarles para establecer la hegemonía de EE.UU. nuevo instrumento de la masonería mundial lo que heredó de Inglaterra, para dominar al mundo entero, así como por ser católicos practicantes. Para esto envió a Joel Robert Poinsett como su embajador en México, quien ya había sido expulsado primero de Chile y luego de Argentina por sus labores subversivas, para acabar con el Imperio Mexicano que se convertía en la nueva cabeza de la Hispanidad católica, lo que no podían permitir. Posteriormente, la masonería a través del embajador norteamericano Henry Lane Wilson, instigó y apoyó el levantamiento de Madero y Carranza contra Porfirio Díaz que se había atrevido a oponerse a su dominio y luego apoyó a Calles, Obregón y Cárdenas, condicionándolo a obedecer las consignas correspondientes y así ha seguido hasta ahora.

Las campañas de la izquierda no deben impedirnos festejar al máximo el suceso principal por el cual somos independientes, honrando a los héroes que nos dieron Patria. Hay que recuperar la verdad oculta por tanto tiempo.
La verdad os hará libres, dijo nuestro Señor y sólo la verdad y el amor, nos llevaran a reinstaurar la cultura de la vida y del amor, alcanzando el México que anhelamos.

¡VIVA LA LIBERTAD! ¡VIVA ITURBIDE! ¡VIVA GUERRERO!
¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA MARIA DE GUADLUPE!

“Donde hay Bosques hay Agua y Aire puro; donde hay Agua y Aire puro hay Vida”.

Te puede interesar: Español, ¿idioma universal?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com