Aprender de la historia

Hay que luchar por reinstaurar la cultura de la vida y del amor.


Enseñanza de la historia


Ya he mencionado a la historia como “Maestra magistral” que nos enseña a no volver a cometer los mismos errores y aplicar los aciertos logrados en beneficio general. Ahora el INE (Instituto Nacional Electoral), nos insta a aprender de la historia, lo curioso es que se refiere únicamente a la Historia de los últimos 30 años.

¿Por qué no aprender de toda la historia?
Y aunque es importante que los dirigentes, los políticos de todos los partidos y por supuesto también los independientes, muy importante es que aprenda todo el pueblo, para lo que tendrán que abrir su paracaídas (mente) y tener buena voluntad, que para aquellos que estén demasiado inmersos en la cultura de la muerte va a ser muy difícil.

A nuestra Independencia Dios nos había dado una muy grande oportunidad. Iturbide a quien las izquierdas habían declarado como traidor, cuando a él le debemos que ya sin derramamiento de sangre lográramos la Independencia, consolidaba un país, segundo en superficie después de Rusia (17 millones de kilómetros cuadrados), pero más rico, que abarcaba desde Colombia, Panamá, hasta Alaska, con más de 10 millones de kilómetros cuadrados. A EU no le convenía un imperio católico tan poderoso, por lo que envió a Poinsett que entro subrepticiamente con la ayuda de Santana, proponiéndole a Iturbide la compra de Texas. Como no lo acepto, Gómez Farías, con Santana, Zavala y otros masones planearon y comprando conciencias, arreglaron su destitución por el Congreso.
Desde ahí la masonería criolla al servicio de la masonería yanqui, preparo el desmembramiento de un gran país, perdiendo Texas, Nuevo México, Arizona, Nevada, California, Alaska y Centro-América. El Gral. Zuloaga siendo presidente se opuso a las Leyes de Reforma que eran perjudiciales a México y anticlericales. Juárez se autoproclama Presidente y al no estar de acuerdo Zuloaga a ceder los estados del norte al vecino, le dan el apoyo a Juárez, desalentado Zuloaga renuncia, tomando la presidencia Miramón, un militar extraordinario y patriota de corazón, iniciando la Guerra de Reforma, la que hubiera ganado fácilmente por su capacidad, pero entra nuevamente en el juego la masonería yanqui que apoya totalmente a Juárez. Juárez se perpetua en el poder y debiendo tener las arca llenas con todo lo que le robo ala Iglesia, por corrupción no tiene con qué pagar las deudas a Inglaterra, España y Francia. Francia invade al país y se establece un segundo imperio con Maximiliano de Habsburgo, el que cae al abandonarlo Francia por presiones de la masonería yanqui. El país con Juárez y Lerdo de Tejada está en la ruina, los asaltos en ciudades y despoblado están a la orden del día. Pero entra Porfirio Díaz, un militar capaz y gran patriota, pone orden con sus famosos “Rurales” y el país tiene un desarrollo, económica, cultural y militar que hace temblar a EU al derrotar con el famoso Cañón Mondragón de la Casa Krupp (de Alemania) a la flota americana que trataba de adueñarse del Istmo de Tehuantepec, entrando por Salina Cruz, para construir un canal que uniera el Golfo de México con el Pacifico.

¿Por qué nuestra Historia Oficial que se enseña en las escuelas llaman traidores a nuestros verdaderos héroes y a los traidores los llaman héroes? A Iturbide y a Guerrero a quienes debemos nuestra Independencia los llaman traidores y los fusilan, llamando heroe a Juárez que daño tremendamente a México y que en cinco ocasiones por lo menos trato de vender su patria a EU estando como testimonio de esto el Tratado Mc Lane- Ocampo en 1859, el Tratado Thomas Corwin- Manuel Doblado en1862, el Tratado José María Iglesias- Jacob P. Leese en 1864, el Tratado Carbajal- Woodhouse en 1865, el tratado Carbajal- Corlies del mismo año. ¿Al que está dispuesto a vender a su patria en repetidas ocasiones puede llamarse héroe y hasta Benemérito de las Américas? Claro que fue un gran benemérito para los que se designan como “Americanos”, inclusive establecieron la Doctrina Monroe, “América para los americanos”, bajo la cual se han servido con la cuchara grande en perjuicio de los países hispanos.

Al mismo Porfirio Díaz que hizo de México un país próspero y poderoso al nivel de cualquier país de Europa, enmendando todas las fallas de Juárez y Lerdo de Tejada que habían llevado a la ruina al país, lo despiden vergonzosamente en lugar de reconocerle sus grandes méritos.

Hay que aprender de la Historia, pero no solo de los últimos 30 años como sugiere el Instituto Nacional Electoral, sino desde un principio, para no seguir cometiendo las mismas faltas. No seguir a la merced de la izquierda (traidora), la masonería criolla al servicio de la masonería yanqui.

Lo más importante que debemos aprender es que tenemos que sacudir el yugo, librarnos de las cadenas que nos esclavizan, para lograr un México verdaderamente libre, no sujeto a la voluntad del vecino del norte a través de las izquierdas de todos los tonos, que en el fondo no son sino la misma gata no más que revolcada.

Todo parece indicar que la izquierda ha decidido entregar a México al socialismo (izquierda) radical. Las mismas encuestas pueden estar manejadas para crear la opinión de que el Peje está arriba irremisiblemente, lo que en los indecisos y también en otros los llevará a votar por el que va a ganar. Maquiavélicos ¿O no?

La única solución es votar por quien no está a favor de la cultura de la muerte.

Luego hay que luchar por reinstaurar la cultura de la vida y del amor. No hay de otra si queremos sacar a México adelante. Hay que aprender de la Historia, pero la verdadera Historia, no la que la izquierda nos ha presentado como la oficial, que está llena de falsedades.

“Donde hay bosques hay agua y aire limpio; donde hay agua y aire limpio hay vida”

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com