Imprimir esta página

Cervezas frías, la prioridad

“La iniciativa es irrelevante porque la cerveza fría, tibia o caliente es la última de las prioridades en la Ciudad”


Alcoholismo y contaminación


Es increíble la cantidad de ocurrencias que a diario tienen nuestros diputados locales, sin importar mayormente los graves problemas por los que atravesamos. La semana pasada en el Congreso de la Ciudad de México, el Grupo Parlamentario de Morena propuso modificaciones a la Ley de Establecimientos Mercantiles con el objeto de prohibir la venta de cervezas refrigeradas.

La iniciativa es irrelevante porque la cerveza fría, tibia o caliente es la última de las prioridades en la Ciudad de México. En redes la noticia se viralizó y dio paso a todo tipo de opiniones y memes, pero lo increíble fue que cuando la diputada proponente fue entrevistada por varios medios, admitió que presentó la iniciativa sin contar con información al respecto, ni estudios técnicos, ni opinión de expertos, ni legislación comparada; simplemente habla de una convicción personal, por no decir una simple ocurrencia o afán protagónico. Por supuesto que el alcoholismo es un problema social con graves consecuencias en seguridad y salud pública que se debe atacar, pero con estrategias bien planificadas. Esta situación es lamentable porque se suma a un sinnúmero de iniciativas inútiles que se presentan todo el tiempo, circunscribiéndose a temas banales, sin mayor importancia y que no aportan a la solución de los problemas más serios de la Ciudad.

Por ejemplo, comentaba en este espacio la semana pasada que estamos respirando una atmósfera con uno de los índices más altos de contaminación en el mundo y que las acciones para mitigar las emisiones simplemente no han funcionado por la falta de una política de transporte fundado en transportes eléctricos de alta capacidad como Metro y Tren Ligero. La movilidad está colapsada y si esto no se resuelve, la contaminación empeorará.

Hemos presentado elementos contundentes que demuestran el alto riesgo al que nos enfrentamos para el abastecimiento de agua potable debido, principalmente, a la sobreexplotación de los acuíferos. El desarrollo urbano es un desorden total donde todo se ha permitido y cada día se pierden bosques, áreas agrícolas y reservas naturales sin acciones eficaces que lo impidan. Y qué decir de la inseguridad, la cual se ha disparado con el robo de autos y casas habitación, el robo a transeúntes y la presencia de los grandes cárteles dedicados al narcotráfico, la extorsión, el secuestro, el cobro de piso y los asesinatos a diario.

Señoras y señores diputados, tienen la oportunidad y la responsabilidad de legislar para dar solución a los graves problemas de la Ciudad. Es la razón por la que fueron electos, no para perder el tiempo. Revisen sus iniciativas antes de presentarlas.

Te puede interesar: Bloqueos, impunidad, contaminación 

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo 
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.