Peleados con la realidad

Un ejemplo del pleito que este gobierno tiene con la realidad es el asunto de la construcción de la refinería…


AMLO fuera de la realidad


En diversas ocasiones en este espacio he mencionado el peligro que representan para el presidente mismo sus diarias y prolongadas conferencias de prensa. No solamente porque las posibilidades de equivocarse crecen geométricamente sino también porque muestran innecesariamente los lados flacos del titular del Ejecutivo. Con el tiempo ha quedado claro, para quien no lo tuviera, que el presidente López Obrador no domina temas específicos, mucho menos aquellos que requieran de cierta sofisticación de conocimientos. Su especialidad es la generalización, la reducción de la problemática a cuestiones en las que él pueda culpar al sistema político o a las abstracciones que tanto le gustan: los fifís y los conservadores. Sin embargo, también ha dejado en claro otra cosa: el presidente está peleado con la realidad.

En las conferencias de prensa presidenciales cualquiera se puede percatar que son más un evento improvisado que algo planeado a detalle. Como se sabe, en política la improvisación recurrente genera problemas donde no los había y crece de tamaño los que ya existen. Esto pasa en las mañaneras, pero no son el único problema. Es probable que el presidente no se acuerde de todo lo que dice y promete diariamente. A cualquiera le pasaría y él no tiene por qué ser la excepción. Así, las contradicciones del presidente con sus propios dichos se están convirtiendo en algo de todos los días, desmentirse se hace una actividad cotidiana en la que no se tiene ningún tapujo para darle la vuelta a lo dicho, decir lo contrario a lo aseverado un par de días antes forma parte del nuevo estilo presidencial.

La rectificación no es parte de la actitud gubernamental, muy al contrario, sentirse poseedores de verdades exactas e históricas es la actitud que domina y no hay paso atrás en decisiones aunque la realidad muestre claramente el error. Decir una cosa u otra da igual porque no se trata, precisamente, de una rectificación, al contrario: es una forma más de sostener verdades que aplauden sus colaboradores, pero de las que todos los demás dudan.
Un ejemplo del pleito que este gobierno tiene con la realidad es el asunto de la construcción de la refinería. Un día el presidente anuncia la construcción inminente de la refinería, los críticos del presidente le dicen que no es buena idea, que ya no tiene sentido construir a estas alturas refinerías y que serán dinero tirado a la basura. Los especialistas en el tema piensan lo mismo que los críticos sistemáticos de López Obrador. En una mañanera anuncia que va a invitar a la construcción de su proyecto a las empresas más importantes del mundo en ese rubro. En ese anuncio el presidente valoró y sopesó la experiencia y la capacidad técnica de las empresas que son superiores a las que tienen los nacionales en ese campo. Como el presidente decide todo, también decidió el costo que debía de tener el proyecto, y de ahí no se podía pasar el precio. Hay muchísimas cosas en el mundo de hoy en la que los precios varían de un día a otro, pero eso no parece ser comprendido por el gobierno mexicano. La semana pasada en una mañanera, el presidente dijo que ya no se las iba a dar a las empresas internacionales, que la construcción sería hecha por mexicanos –concretamente Pemex y la Secretaría de Energía–, que se iban a tardar tres años y mencionó el costo total que tendrá. Es claro que va a costar más y se va a tardar más, pero en el gobierno de la cuatroté la realidad es algo superfluo, un invento de los políticos mafiosos y de los malditos conservadores, la realidad es un estorbo burgués en el que se empeñan en creer un grupo de gente blanquita que no tiene mérito propio y que odia a los pobres. Por eso mejor este gobierno se inventa una realidad propia, mientras se pelea con la que tenemos los demás.

Te puede interesar: Austeros hasta la ignominia 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.