La lucha por la plaza

Amigos y enemigos de AMLO, todos buscan algo en común.


Lucha por la plaza


Entre las cosas que ha traído el cambio con que ganó López Obrador, está el del trato con los demás. Como sabemos desde hace varios años, López Obrador ha construido un enemigo al cual señalar y que la ciudadanía ubica claramente con algunos personajes que considera despreciables en la vida pública nacional. Un par de citas al respecto de La democracia sentimental (libro fundamental para entender el discurso y los modos populistas y su base emocional), de Manuel Arias Maldonado (Ed. Página Indómita): “Hay populismo de derecha y de izquierda, proteccionistas y neoliberales, fascistas y democráticos. Para algunos, se trata por ello de una ‘ideología débil’, cuyo núcleo está formado por una concepción de la política como enfrentamiento moral entre una élite corrupta y el pueblo soberano. También se ha afirmado que el populismo, más que una ideología es un estilo político. Se apunta así al papel central que cumplen los repertorios de acción de sus líderes, que, a través del discurso y demás instrumentos a su disposición, modifican o crean la subjetividad del público y, de ese modo, dan forma al pueblo, el cual se define por su antagonismo; es necesario un enemigo, cuya forma es variable pero habitualmente oligárquica: las élites, los ricos, la clase política”; “…el lazo social sería de índole sentimental: está más cerca del folletín que del contrato. Y su aspiración, expuesta en un cuerpo teórico sin embargo sofisticado, es trabajar con los sentimientos negativos producidos por la insatisfacción de los distintos grupos sociales, intensificados durante las crisis, para convertirlos así en sentimientos positivos de pertenencia”. Suena familiar, ¿verdad?

El asunto de los abucheos tiene que ver con la extensión del discurso de las mañaneras. Si el enemigo nacional es la “mafia del poder” –los fifís a los que se va a “cepillar”, según anunció ayer–, en el ámbito local, la mafia es el poder local y ahí están incrustados los gobernadores. Como el presidente en sus conferencias de prensa insulta en solitario, tampoco de visita hace la descortesía de agredir a sus anfitriones. Pero deja que la plaza los condene y los ponga incómodos para él ejercer su liderazgo. Finalmente, la gente está expresando el rechazo a quienes representan a los perdedores de la pasada elección. Después pide disculpas por las majaderías de sus compañeros, pero el objetivo último, como bien señala Carlos Puig, es quedarse él solo con la plaza, que los gobernadores ya no quieran ir a pasar la vergüenza de ser insultados y queden así marginados del reparto de recursos a la población. Llevamos años diciendo que gran parte del problema de la inseguridad y de la corrupción está en los gobiernos estatales, lo cual es cierto, pues parte de la respuesta está en esos abucheos. Planeados o no, a nadie le extrañan y sólo unos cuantos los reprueban, los demás los justifican.

Los gobernadores no han atinado una estrategia común. Se ve difícil que la hagan, cada uno tiene diferente relación y necesidades: el gobernador de Colima optó por responder a los rijosos y pedir respeto. El gobernador de Guerrero optó hace unas semanas por anunciar que no asistiría a las giras. El gobernador de Chihuahua, Javier Corral, también conocido como #LordContrapesos, optó por guardar silencio y no decir nada enfrente del presidente. A lo mejor piensa que es buena idea estar callado, que eso y tomar café con sus amigos en la CDMX son un gran contrapeso al liderazgo de López Obrador.

Son escenarios nuevos. Las relaciones entre el presidente y los gobernadores podían tener tensiones, pero privilegiaban la cortesía. Ahora eso parece haber desaparecido. Queda la intención del presidente de quedarse con la plaza para entregar los recursos “directamente”. Queda ver qué hacen los gobernadores con la trampa que les tendieron con las giras presidenciales.

Te puede interesar: Los 90 del PRI 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com