El comentócrata de la élite

Hernán Gómez Bruera es un farsante que critica la distribución del dinero público, pero no tiene empacho en cobrar del erario varios millones de pesos.



Mucho se ha criticado la tendencia al dislate, las contradicciones y el desorden de quienes rodean al ganador de las elecciones. Tampoco ha pasado gran cosa porque no están en funciones de gobierno. Sin embargo, en algunos terrenos tienen las cosas claras, y una es que quieren cambiar el círculo crítico y mediático. Para tal tarea han accedido a los medios –que les parecen un mal nacional– para desde ahí dirigir sus golpes a la prensa. Todos los que participan en los medios –salvo sus escuderos– son fífís, o son pagados por la ola conservadora y priista. Para tal efecto, por ejemplo, designaron al señor Hernán Gómez como golpeador oficial del sector “conservador” y los miembros de la oligarquía mediática –todos los que no pensamos como ellos–. El señor Gómez sale a cada rato en Televisa con Carlos Loret y en otros programas de radio y televisión, y escribe artículos en El Universal. Nada más de verlo uno adivina cierta dosis de abandono y ansiedad, pero lo importante es que es “el hombre” de Morena en los medios.

En sus artículos y participaciones, Hernán se ha quejado respecto de los medios de “la forma en que se distribuye el dinero público”; en una opinión sorprendente se quejó de que en los diarios escriben “mayoritariamente hombres blancos” y que en “un país de Hernández, Ramírez, Gutiérrez y González, las columnas de opinión de los principales periódicos jamás llevan esos apellidos. Financiados generosamente con recursos públicos, las plumas de la oligarquía comentocrática se han convertido cada vez más en un grupo que le habla a una pequeña parte de las élites…”. Sin duda interesante. Pero veamos quién sí ha sido “financiado generosamente con recursos públicos”:

En una solicitud vía transparencia se obtiene el contrato número SG/CONAPRED/PSP/30/2017, cuyo procedimiento de contratación fue el de adjudicación directa. El contrato se celebró el 20 de enero de 2017 y concluyó el 31 de diciembre de 2017; el monto es por 1,182,049.51 (un millón ciento ochenta y dos mil cuarenta y nueve pesos con 51 centavos). También se puede obtener el contrato número SG/CONAPRED/PSP35/2016, igualmente fue de adjudicación directa con duración de febrero a diciembre de 2016 por 909,545.45 pesos, más una ampliación hecha el 25/04/16, por 126,545 pesos, lo que da un total de 1,036,090.45. El total de ambos contratos arroja la suma de 2,218,139.96 (Dos millones doscientos dieciocho mil ciento treinta y nueve pesos con noventa y seis centavos).

Ahora bien, ¿quién fue el beneficiario de esas adjudicaciones directas? ¿Alguien de nombre Xochipilli, Cuitláhuac o Xocoyotzin? No, fue alguien con el nombre, poco azteca ciertamente, de Hernán. ¿Y de apellido Coatzin o Itzcóatl? No, de apellido Gómez Bruera. Tenemos entonces que Hernán Gómez Bruera se embolsó en dos años (final de contrato justo antes del año de elecciones) más de dos millones de pesos en una dependencia cuyo titular fue nombrada por el presidente Peña Nieto y adscrita a la secretaría que manejaba Osorio Chong (enemigos mortales de don Hernán).

¿Está mal que el señor Gómez Bruera cobre por su trabajo? De ninguna manera y se ve que lo cobra bien. Pero salir ahora con que es paladín de la justicia mediática, el opinador vestido de pureza, el azote de la oligarquía a la que pertenece y que fustiga a quienes cobran dinero público cuando él se ha beneficiado de ese Presupuesto –legítimamente–, no parece ser que sea la persona más indicada para hacerlo. Por lo pronto, queda claro que es un comentócrata más que pertenece a la élite blanca que cobra dinero público, y que por lo menos del gobierno se embolsó un par de millones, pero también es claro que es un farsante.

Te puede interesar: Jiménez Espriú: la prepotencia


@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com