Periodismo moreno

El asunto es que a Hernán Gómez y sus compañeros les parece mal que uno no tenga las mismas preferencias que ellos. La suya es legítima y las de los demás obedecen a intereses torcidos.


Analista Hernán Gómez


Posterior a las elecciones Morena decidió habilitar de vocero al analista Hernán Gómez, quien desde hace tiempo publica sus artículos de opinión en El Universal. Es ahora el responsable de dar los debates en la tele con Loret o en los programas de Foro TV. Ante la escasez de talento en ese partido, Hernán sale en la tele o en radio mañana, tarde y noche. Y no hace mal su papel, hay que decir que el tipo tiene cierta soltura, le gusta la polémica y se siente cómodo en su papel.

Gómez tiene debilidad por pontificar, herencia clara de su líder mayor. Entre las cosas que advierte en sus textos e intervenciones es la falta de un periodismo serio, por lo que invita a quienes pertenecen a los medios a trabajar en uno “verdadero” –cosa que también dice su líder moral. Por supuesto, nunca nos ha dicho cuál considera es el “verdadero”. Hasta que, encandilado por la novedad de las luces, Hernán Gómez decidió entrar de lleno en el periodismo y ensayar con uno de los géneros periodísticos más complejos de manejar: la entrevista. Para tal efecto decidió ensayar con quien fuera, de alguna manera, su jefa hasta hace pocos meses: Claudia Sheinbaum, futura gobernante de la CDMX. El resultado fue nauseabundo (El Universal 19/09/18) y le acarreó fuertes críticas al falso entrevistador que dejó ver que su condición de admirador le quita el nivel mínimo de crítica y agudeza. Estas fueron sólo algunas de las “punzantes” preguntas: “¿Cuál te gustaría que fuera la marca principal de tu gobierno? ¿Cuáles serán tres prioridades de política pública? ¿Cuáles son los vicios políticos en que incurrió esta administración y qué no deberían repetirse? ¿Cómo promover la participación ciudadana en la ciudad? ¿Cómo definirías tu propio estilo? ¿Qué es lo que más le quita el sueño a Claudia Sheinbaum?”

Como se puede ver, hasta TVnotas hubiera hecho un trabajo un poco más elaborado. No digo que a Shienbaum la entreviste un opositor sino un periodista profesional y no alguien que de opinador se convirtió en farsante, al intentar un oficio que no domina ni siquiera en su fase inicial. Hay quienes opinamos y hay quienes hacen periodismo en forma, una actividad diferente. La entrevista de Hernán a su líder político es una muestra de la degradación del género. Sorprende que Sheinbaum, una mujer inteligente y de larga carrera opositora, se prestara a ese patético ejercicio.

Hernán Gómez respondió a las críticas de que apoyó a Sheinabum como “asesor externo” y que nunca recibió sueldo. Nadie cuestionó que asesorara a quien quisiera y que cobrara o no es su asunto. El problema es que se erige en maestro de ética periodística y no cumple lo básico. Hace unos meses, inició un texto (El Universal 18/05/18) de la siguiente manera: “Claudia Sheinabum ha presentado una oferta política ambiciosa –aunque aterrizada– que permitirá recuperar la agenda social que se extravió durante el periodo mancerista. He decidido sumarme a su campaña como asesor externo y desde ese lugar escribo estas líneas”. Nadie le reclamó nada porque desde ese lugar se escribe; pero no se entrevista al asesorado y menos después –por mero prurito profesional.

Por supuesto que nada tiene de malo que quien escribe y participa en los medios tenga preferencia política, electoral. Todos las tenemos y es mejor saberlas que esconderlas como sucedió durante décadas en el país. El asunto es que a Hernán y sus compañeros les parece mal que uno no tenga las mismas preferencias que ellos. La suya es legítima y las de los demás obedecen a intereses torcidos.

Por lo pronto quedaremos a la espera de más del periodismo de la cuarta transformación como una entrevista de Martí Batres a Ricardo Monreal.

Te puede interesar: Disparar sin apuntar

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com