Anaya, un candidato solo

Harry Mulisch, en su espléndida novela El descubrimiento del cielo, suelta algunos aforismos sobre política que siempre es bueno recordarlos. Alguno de sus personajes dice: “La política hace daño a cualquier alma. En política, tu enemigo mortal en potencia siempre está sentado en la primera fila de tu auditorio”. Quizá Ricardo Anaya, en su meteórica carrera, no se dio cuenta de que algún día dejaría de ver en la primera fila a sus familiares y conocidos, y en su lugar estarían sentados sus enemigos.


Ricardo Anaya


Los fans de Anaya no han dejado de resaltar cómo ha hecho su carrera él solo. Y tiene sentido, porque al parecer se trata de un tipo que lo hace todo solo –salvo bailar en las bodas, como ya vimos–. Comentan que hace yoga solo, que estudia solo, que planea sus cosas solo, que ensaya solo, que escribe sus cosas solo. Y claro, ahora que está en problemas, el resultado tiene sentido: está solo.

Es de llamar la atención. Nadie defiende a Ricardo Anaya. A lo mejor también prefiere hacer sus defensas solo. Damián Zepeda prefiere echarle la culpa al PRI que defender a cabalidad a su padrino. Del partido ni quién dé la cara por él. ¿Alguien ha visto a los gobernadores panistas salir en bloque a defenderlo? ¿Los de la lista de plurinominales han salido a defender a su candidato presidencial? ¿Dónde están los intelectuales sociedad-civilistas que lo arropaban y lo ponían en un pedestal? Denuncian tibiamente la actuación de la PGR, pero de fondo nadie lo defiende. Sorprende el silencio, que más bien ya parece temor a verse involucrados en un problema grave. Lo normal sería ver a todo el partido, en este caso todo el Frente, en defensa de su vapuleado candidato, pero no es el caso. Ni Santiago Creel, al que se consideró por una temporada su mentor político, ha dicho nada. En una semana el converso morenista Germán Martínez ha defendido más a López Obrador que Santiago Creel a Anaya en un año. El resultado puede verse en las campañas de cada uno.

Los fans de Anaya suelen repetir que es un tipo habilísimo. Dicen: “se chingó a Felipe, se chingó a Madero, se chingó a Moreno Valle, se chingó a Mancera, se chingó a Margarita, se chingó a Cordero, se chingó a Gil, se chingó a Manlio, se chingó a Peña”. Podemos estar de acuerdo en que 'se chingó' a todos esos. Pero lo que sorprende de este tipo tan hábil –como dicen que es–, es que no se diera cuenta que al tiempo que 'se los chingaba', generaba un bloque considerable de enemigos y que la política de aplastar no es una buena idea; que agandallarse todo no es la mejor de las estrategias; que no dejar más salidas que la revancha, no es políticamente productivo. Entonces tenemos que sí tuvo una carrera vertiginosa en la que pasó por encima de los demás, pero que nunca se dio cuenta que esos demás esperarían el tiempo para ajustar cuentas y que las campañas son el momento para sacar todo, pues los candidatos están obligados a sacar lo bueno que tienen y sus adversarios lo malo que les saben. De tanto que le festejan su habilidad para pasar por encima de los demás, son incapaces de reconocer su enorme talento para generar resentimiento. Y como dice uno de los personajes de Mulisch en la novela: “La política es un oficio en el que las cuentas se ajustan hasta el último centavo”.

Ricardo Anaya es un candidato solo por estrategia o por definición, pero es lo que se ve; es Anaya y su yoga, Anaya y su guitarrita, Anaya y sus millones de pesos.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com