Carta a un adversario

Comencemos con la pregunta siguiente: ¿qué es clonar? «Clonar significa obtener uno o varios individuos a partir de una célula somática o de un núcleo de otro individuo, de modo que los individuos clonados son idénticos, o casi idénticos, al original».



Adversario no es lo mismo que enemigo, lo aclaro desde ahora. En una partida de ajedrez, y sólo mientras jugamos, somos adversarios, aunque lejos del tablero seamos los amigos más entrañables. Aclarado esto, no veo por qué no pueda llamarte «mi adversario» cuando tus ideas buscan invalidar las mías. No buscas invalidarme a mí –si así fuera, serías sin duda mi enemigo-, sino sólo mis convicciones para hacerlas semejantes a las tuyas. Somos, pues, adversarios, y mi deber es defenderme. Es lo que trataré de hacer en los párrafos que siguen. 

Me decías hace poco en una acalorada discusión que sobre ciertas cuestiones la Iglesia no debería opinar; mencionaste, como ya es costumbre en este tipo de debates, el nombre de Galileo; creo que tampoco dejaste de mencionar el de Giordano Bruno, para, enseguida, sacar a relucir una palabra de moda: clonación. 

-Éste –me decías con una vehemencia que si no te conociera hubiera creído sincera- es un problema científico que nada tiene que ver ni con la teología ni con el catecismo. 

Y tras una perorata que duró quince minutos o algo así, concluiste: 

-Hago un llamado a todos los creyentes para que dejen trabajar en paz a los científicos. 

¡Científicos del mundo, uníos!

Por supuesto que esta apelación a los creyentes era otra de tus argucias retóricas, pues en aquel momento no había en la mesa sino dos o tres personas más. 

Como no soy teólogo, prefiero responder a esta provocación tuya valiéndome únicamente del sentido común, pese a estar convencido de que la clonación tiene que ver, y mucho, tanto con el catecismo como con la teología. Ante todo, quiero demostrarte que eres muy poco consecuente con tu propio pensamiento. Pero vayamos por partes.

Comencemos con la pregunta siguiente: ¿qué es clonar? He aquí una definición aceptable: «Clonar significa obtener uno o varios individuos a partir de una célula somática o de un núcleo de otro individuo, de modo que los individuos clonados son idénticos, o casi idénticos, al original». ¿Hasta aquí estamos bien? ¿Estamos de acuerdo en que clonar es sacar copias casi idénticas al original?  

Ahora bien, cuando, por ejemplo, hace dos meses quemaste para mí un disco compacto de Cesaria Évora, ¿qué fue lo que hiciste si no clonarlo? Es decir, hiciste una copia exacta de aquel disco que no te atreviste a prestarme por miedo a que no te lo devolviera. Aunque digas haberlo quemado, lo que en realidad hiciste fue clonarlo: las canciones, tanto en tu disco como en el mío, siguen el mismo orden y tienen la misma duración; es más: tan igual quedó mi disco al tuyo que quien lo escuche en mi casa tendrá bastante dificultad para saber si es el original o si se trata más bien de una copia. 

Si no recuerdo mal, en aquella nuestra discusión te extrañó que te preguntara si estabas a favor o en contra de la piratería. Pensabas que se trataba de una trampa; no obstante, respondiste con un ¡en contra! categórico. Y esgrimiste razones que, muy en el fondo, también yo comparto: «Estoy en contra de la piratería -dijiste- no porque ponga al alcance de los más pobres ciertas obras del ingenio que de otro modo no hubieran podido llegar hasta ellos, sino porque enriquecen a unos hombres que en nada participaron en el proceso de su producción». Hasta aquí estamos de acuerdo; yo también lo creo así (pese a haber clonado contigo un disco de Cesárea Évora), y respecto a esto no tengo nada que objetar. Hay que oponerse a la piratería, sí, pero, a menos que sea el productor de esas obras del ingenio –como las llamaste-, ¿podría uno oponerse a ella absolutamente? 

No obstante, mi pregunta por la piratería tenía otro sentido: no me desviaba del tema –como creíste al principio-, sino que me centró todavía más en él. Te pregunté entonces: «¿Y por qué, si la clonación de genes es buena, la clonación de discos, películas y camisetas es mala?». Me imagino que por lo menos concederás la misma dignidad a un gen humano que a una camiseta. Yo querría, en realidad, que los genes tuvieran para ti un valor mucho mayor que el de las camisetas, pero me daría por bien servido si en tu pensamiento tuviesen por lo menos el mismo. Así, pues, te reto a  que me respondas: ¿por qué si clonar películas es un delito, querer clonar seres humanos no debería serlo? 

Otra pregunta más: a ti, que eres tan entusiasta de la clonación, ¿te gustaría que te clonaran tu tarjeta bancaria? Evidentemente no, y según me dices cada vez la utilizas menos para no sufrir tal eventualidad. ¡Los cajeros automáticos son  hoy tan peligrosos! Ahora bien, ¿por qué te da miedo que te clonen tu tarjeta, mientras que te atrae la idea de que se clonen en libertad seres humanos? ¿Es que un humano tiene menos dignidad, por decirlo así, que tu tarjeta bancaria? Lo que pasa, en realidad, es que la clonación de la tarjeta la puedes sufrir tú, mientras que la clonación humana es muy probable que más bien la sufran otros: he ahí la diferencia. 

«¡Dejen a los científicos trabajar en paz!». ¿Por qué no dejar en paz también a los vendedores de piratería y a los que copian tarjetas bancarias para su provecho? Después de todo, como los científicos de los que hablabas, también ellos se limitan a clonar, ¿no es verdad? 

El día en que respondas a estas preguntas reanudaremos nuestra discusión.

Adiós. 

 

Te puede interesar: Au revoir les enfants (Adiós a los niños)

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com