El mayor regalo: remedio para poner fin a la guerra

El mayor regalo es pues un homenaje al perdón, un respiro de esperanza en medio de la violencia, una reflexión sobre la fuerza de la misericordia y sobre placer de perdonar y ser perdonado.



La paz se discute, se anhela, se sueña, se busca, se premia, pero ¿se vive?

Juan Manuel Cotelo, cineasta español, (Tierra de María, La última cima) asegura tener “un arma de construcción masiva, la más fuerte que existe y con la cual se puede poner fin a cualquier guerra” y en esta época navideña, nos la ha traído de regalo a México.

Se trata de su más reciente película: El mayor regalo que estrenará en México este 13 de diciembre.

En pleno rodaje de una película, el director se da cuenta de que el guion no presenta un final original, simplemente se trata de un refrito de lo que la gente está acostumbrada a ver. Al pretender dar un giro a la historia, se ve envuelto en una serie de viajes, con el objetivo de encontrar desenlaces felices a historias trágicas de la vida real, para convencer a la productora que un final feliz, es posible.

Montado en su caballo el director deja la tierra del “Far West”, para viajar a distintos destinos: Colombia, México, Ruanda, Irlanda, España, Francia… para descubrir el remedio que pone fin a las diferencias y permite al corazón vivir en la alegría que otorga la paz.

El mayor regalo es pues un homenaje al perdón, un respiro de esperanza en medio de la violencia, una reflexión sobre la fuerza de la misericordia y sobre placer de perdonar y ser perdonado.

Es un racimo de historias de amor muy distintas, un amor real que supera cualquier expectativa hollywoodense, amor que se abre paso entre la tragedia, la venganza, el egoísmo, el abandono, la infidelidad y la guerra, gracias a la decisión personal de perdonar y pedir perdón.

La cinta es alegre, liberadora, apasionante, real y, sin duda, ningún espectador quedará exento de salir de la sala con un inmenso deseo de vivir sin las ataduras del rencor y enrolarse en la fiesta del perdón.

El mayor regalo ha tocado ya miles de corazones y ahora viene a tocar el de los mexicanos. Lo único que sería imperdonable es no ir a verla.

Te puede interesar: El Papa Francisco: “Un hombre de palabra” 

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com