Presidente enredado y borrosito

Las ñoras con la edad vemos borrosito, así como AMLO se ve con sus nuevas propuestas e iniciativas.


Ñoras y AMLO con vista borrosa


Como a cualquier ñora que se respete me ha llegado por varias redes sociales… O sea, por WA y FB que son las redes de las ñoras –Pinterest es mi favorita, en realidad– el cuadrito que dice algo así como que agradecemos que… –aunque si lo hubiera bordado en punto de cruz y subido a Pinterest me acordaría de cada palabra– en nuestros años juveniles no hubiera todavía tantas cámaras y redes sociales porque no hay rastro de nuestras locuras. Y es cierto, a mis escuincles, perdón, bendiciones siempre les digo aquello de “pueblo chico, infierno grande”, pero la verdad es que el pueblo chico ya no existe y el infierno se hace cada vez más grande.

Pero si las personas comunes estamos expuestas a que se nos grabe y se difunda lo que hacemos, los gobiernos más. El actual encabezado por el soy-más-chido-que-los-mayas-e-inventé-el-menos-cero está sufriendo por lo menos el mismo acoso que el anterior del no-importa-el-orden-si-el-uno-va-antes-que-el-cinco. Y antes de que los defensores de menos cero comiencen a reclamar que cuándo usaron contra Calderón o Fox esas armas, me permito refrescarles… la memoria –¡Soy una ñora respetable, por favor!– y apuntar que las redes empezaban en esos sexenios.

El si-me-entretengo-comprando-café-de-franquicia-extranjera-me-vale-y-nadie-despega armó sus larguísimos años de campaña usando las redes como una manera de presentar una realidad alternativa. Lo cual es fantástico cuando eres oposición, vaya, es parte de tu papel presentar opciones que pueden ser posibles o fantasiosas, pero cuando llegar al poder ¡zas! está esperándote una ñora muy terca: la realidad.

Por supuesto, que te puedes enojar con la realidad o con los periódicos o con las redes, puedes seguir usando el “yo tengo otros números” que caracterizó su paso por el exDF o pasar al “yo tengo otras formas de llamar a lo que antes llamaba gasolinazo”, pero ñora realidad no va a cambiar… y la actitud de la gente en las redes tampoco.

Nuestro me-encantan-los-escenarios-grandes-y-vacíos-para-llenarlos-yo podría recordar por ahí la letra del himno aquel de la D’Alessio: “hoy voy a cambiar…” –y luego hablamos del hijito de la cantante que es otro que trae problemas graves con la ñora realidad y se anda ahorcando en las redes solito–, y pueda irse enterando de qué se trata eso de gobernar, quizá pueda pasar más tiempo analizando pros y contras ANTES de lanzar proyectos; quizá pueda plantarle cara al señor que vocifera desde la frontera norte como dijo que haría; quizá puedas pedir a sus fieles vasallos, perdón, a los miembros de su gabinete que antes de correr gente a lo loco se tomen la molestia de saber si son eficaces… No sé, cualquier cosa antes de seguir usando dichos y palabritas cucas que lo alejan cada vez más de verse presidencial y lo acercan cada vez más a ser blanco fácil en las redes.

Como sea, esta ñora espera que pronto quien llegó al cargo hace un mes se entere de que ya llegó y deje de estar tan enredado en su actuar, porque será que esta ñora debe ir a checar la graduación de sus lentes –que usa sólo para bordar punto de cruz no porque tenga vista cansada, ni que fuera gansa–, pero desde que entró al poder oficialmente lo ve cada vez más borrosito.

Te puede interesar: El regalo de Santa Claus

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com