Adivine el cuento favorito de Andrés

El amor del presidente por su libro favorito de la infancia parece marcar sus políticas en seguridad, inicio del tren maya y los presupuestos a universidades


La ñora mamá de AMLO y cómo lo educó


Esta ñora está muy preocupada, como todas las ñoras, porque sus hijos se conviertan en lectores, como cualquier ñora que ha visto los miles de anuncios de “empieza con el libro que más te guste” –consejo que brilla por su ingenio: mira que ya veo a mi escuincle, perdón, bendición, empezando con un libro que no le guste– por lo que completo el ritual de leerle a mis bendiciones por la noche. De hecho, es un buen método para que se transformen de escuincles latosos a bendiciones nuevamente.

Yo me imagino que cuando nuestro ando-desmañanado-pero-viajo-en-turista que ocupa la presidencia era pequeño también leyó cuentos infantiles. No sé si su santa madre –la solidaridad ñoril ante todo, ¿eh?— se los leyera o si solito iba dando brinquitos con su bat en el hombro a la biblioteca, ay perdón, ya parece que me ando plagiando el libro infantil El sueño de Andrés. Así que volviendo al tema, apuesto a que el libro favorito era Los cuentos de Mamá Gansa, uno de los clásicos de la infancia cuando no había etiquetas X, millennial o Z.

Su amor por los gansos es evidente. Su “me canso ganso” fue incluido hasta en el discurso oficial de la toma de posesión, y ya nadie habla de universidades patito, sino que serán universidades gansito donde los habitantes de la región de San Tingüín de los gansos –era de los patos, pero los cuatritransformaron—podrán estudiar la licenciatura en Administración de las plumas de gansos para la transformación cestera; porque como el-ganso-mayor aclaró los programas de esas universidades se ajustarán a las necesidades de la región. No se preocupen si en la región hacen falta mecánicos o plomeros, porque ahora los licenciados plumíferos tendrán la solución.

Pero su cuento favorito también lo encaminó a considerar la importancia de las Mamás en la vida nacional. ¿O qué ya no se acuerdan de que es nuestra responsabilidad, ñoras maternales, la seguridad nacional? Sí, nosotras evitaremos la criminalidad. Si alguno de nuestros escuincles se sale del redil, nada de jueces ni cárcel ni nada de eso que gasta recursos, una buen sesión chancletera y asunto resuelto. Si el problema de este país no es la impunidad, sino la escasez de chanclas. Por cierto, que el mis-hijitos-ven-deportes-en-primera-fila-y-yo-callo-porque-estoy-como-ausente refuerce la heteropatriarcal idea de que la educación de las bendiciones es sólo responsabilidad de las madres… es otra historia que merece ser contada en otra ocasión.

En fin, su devoción por la Mamá Gansa le llevó claramente a pedirle permiso a la Madre Tierra. Por supuesto que sí. ¿A poco creían que es de los que piensa que es mejor pedir perdón que pedir permiso a la Madre? Claro que no, él pidió permiso y ese permiso es más poderosos que lo que cualquier estudio de impacto ambiental, consulta obligatoria a pueblos indígenas, plan de inversión, estudio de factibilidad y planos que ustedes quieren creer que importan. La Ñora Tierra no dijo que no, y como el que calla otorga pues vamos a darnos al tren en la maya.

Lo único raro de este amor desmedido por los gansos y las madres que he notado es que a su alma máter –esta ñora no se durmió en clase de etimología y sabe que “alma máter” es la madre de mi alma—sí le agarró rencor y le bajó el presupuesto a todas las universidades públicas del país porque su dedito lo quiso aunque luego su dedito haya dicho que fue “dedazo”. A esta ñora le queda claro que con tal de lograr sus objetivos él está dispuesto a darle en la máter a su máter.

P.S. Esta ñora les desea una feliz Navidad a sus dos fieles lectores.

Te puede interesar: De lengua me como un ganso

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com