Equilibrio de poderes

Las decisiones del Poder Judicial, conforme a derecho, alivian el susto –aunque no lo desaparecen– de que pueda realizarse una ofensiva contra al Poder Judicial, como la idea de crear una nueva sala, con nuevos ministros que pudieran ser incondicionales al presidente, y entonces se rompiera el equilibrio de las votaciones y con ello la independencia del Poder Judicial que asegure el equilibrio de los Tres Poderes de la Federación.


Morena es mayoría en el Congreso


Con el control de la mayoría en el Congreso, aunque sin mayoría calificada, Morena ha emulado al PRI en su adhesión prácticamente incondicional al Ejecutivo. Por otra parte, el presidente y los mismos legisladores han dado señales de querer someter al Poder Judicial para actuar al unísono, con lo cual se perdería el equilibrio de poderes. Pero, afortunadamente, parece ser que el Poder Judicial no cederá tan fácilmente.

Por una parte, a propósito de los numerosos amparos interpuestos contra las disposiciones que supuestamente impiden que haya funcionarios públicos que perciban salarios superiores a los del Presidente de la República, la Suprema Corte tuvo los votos necesarios para anular los artículos 6 y 7 de la Ley de Remuneraciones y se ha notificado al Senado que tiene que modificarlos.

La votación de ocho votos a favor de la anulación de dichos artículos se alcanzó con el apoyo de uno de los nuevos ministros designados a propuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador, dando señales de independencia, y a pesar de que el presidente de la Corte, en contra de la ley no escrita de ser el último en intervenir en el debate en el Pleno, se programó como el primero en intervenir pronunciándose a favor de la legislación, como dando línea a sus compañeros. Sin embargo, de nada sirvió, pues finalmente no hubo tal alineamiento y ahora tendrá que modificarse la legislación.

Eso no significa que la batalla haya terminado, pues la decisión de la Corte se orienta a obligar a los legisladores a que definan cómo debe calcularse el salario del Presidente, pues de allí parten las consecuencias. El presidente cuenta con unos ingresos no tangibles o claros, en razón de su cargo, pero que no se transparentan con claridad. Se puede decir que tiene un sueldo nominal bajo, pero hay otros aspectos que deberían sumarse para totalizar esos ingresos. Esto, según parece, no es muy claro.

La decisión de la Corte ya ha sido criticada por algún funcionario fiel al presidente, alegando que los ministros y quienes han interpuesto amparos, no quieren perder sus “privilegios”. Sería interesante conocer, también, cómo se configuran los ingresos de los secretarios y subsecretarios. Por otra parte, existían diferentes “categorías” de dependencias y los funcionarios eran clasificados de modos diversos para determinar el salario. Así que ni entre ellos hay igualdad.

Pero no es el único caso en el que el Poder Judicial se está fajando los pantalones. Por lo pronto, se ha emitido suspensión definitiva a favor de numerosas estancias infantiles, por lo que la Secretaría del Bienestar tendrá que aportar los recursos que estaban previstos para las guarderías que los estaban recibiendo. Las protestas en contra de la decisión presidencial de retirar los apoyos, para asignarlos directamente a los padres de familia, no resultó popular ni entre éstos, por lo que éste ha sido uno de los temas que han afectado a la popularidad presidencial.

Sin embargo, pese a la decisión de los jueces que han otorgado la suspensión definitiva en contra de la medida, la Secretaría de Bienestar, según se informa, está en desacato y se resiste a cumplir la orden de los jueces, que tiene que ser retroactiva a enero del presente año. Ante eso, por lo pronto ya se han impuesto multas a delegados que no cumplen y de mantenerse esa situación, las acciones podrían subir hasta la secretaria, a quien se aplicarían responsabilidades penales.

Estas decisiones del Poder Judicial, conforme a derecho, alivian el susto –aunque no lo desaparecen– de que pueda realizarse una ofensiva contra al Poder Judicial, como la idea de crear una nueva Sala, con nuevos ministros que pudieran ser incondicionales al presidente, y entonces se rompiera el equilibrio de las votaciones y con ello la independencia del Poder Judicial que asegure el equilibrio de los Tres Poderes de la Federación. Habrá que seguir atentos a lo ocurre en esta que es una sorda batalla, pero existe.

 

Te puede interesar: El prometer no empobrece

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.