Elba Esther y la Educación: ¿presos políticos?

¿Y la educación que precio está pagando o pagará por esta circunstancia de hechos?


 


En días anteriores todos fuimos testigos de la aparente sorpresa de la liberación de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

¿Porqué trascendió tanto la noticia y que impacto tiene en nuestro entorno?

Como bien lo han dicho algunos expertos analistas, la detención de Gordillo Morales tuvo fines políticos y su liberación también. En su momento fue comparado con los hechos de la detención de Joaquín Hernández Galicia “La Quina” o de Raúl Salinas de Gortari.

Más allá de juzgar, señalar, condenar, sentenciar, o hacer suposiciones o afirmaciones del actuar del Presidente Enrique Peña Nieto o del Presidente Electo Andrés Manuel López Obrador; la gran cuestionante es ¿y la educación que precio está pagando o pagará por esta circunstancia de hechos?

¿Por qué la noticia sigue siendo Elba Esther y no los retos, avances, logros, pendientes, estrategias, planes, innovaciones, etc. de nuestras comunidades educativas?

¿Qué impacto ha tenido esta primer semana de trabajo intensivo de los Consejos Técnicos Escolares?, ¿qué dificultades y que aspectos positivos encuentran los maestros de cara al nuevo ciclo escolar?

Si por todos es sabido el proceder corrupto que tuvo la entonces cabeza sindical y los satélites políticos que existieron y existen a su alrededor, ¿qué se gana en darle cobertura, importancia, valía a una declaratoria hecha afuera de su domicilio en Polanco por parte de su abogado para decir que está en un tiempo de receso familiar y que en unos días hará una declaración oficial?

¿Merecerá cobertura en los medios su reaparición el 20 de agosto, día que inician las clases en educación básica?

¿Es esta persona un referente de educación en México? O más bien, como suele suceder, es el momento mediático que permite tener público adherente para que el morbo comunicativo crezca.

¿No hay una contradicción grande, pues Elba Esther ha demostrado estar muy delicada de salud?, ¿no fue por eso el arresto domiciliario?, ¿entonces que sentido tiene reaparecer en escena?, ¿qué nos va a decir?: ¿La injusticia de haberla arrestado y su pasión por México y la educación?; diría la locución latina: “Excusatio non petita pecata manifesta”.

¿De verdad es capital que nuestros medios de comunicación le den primera plana a lo que pueda decir si sus hechos nos han gritado más que las palabras y nos nos han permitido oírla?

Sin embargo, coloco una premisa: si la maestra nos dará un aporte relevante, significativo, y trascendente que mejore las condiciones de la calidad educativa en nuestro país... ¡Bienvenida no sólo la retórica, sino su ejecución!

¿Es que en México solo lo político es noticia? ¿Qué necesitamos para cambiar el paradigma?

¿Porque en la semana se habló únicamente del error de los 6 dedos en los libros de texto?, ¿es que no tenemos otra cosa que aporte más?

¿Será acaso que nosotros mismos hemos encarcelado la educación? y muy probablemente otros temas. ¿No deberíamos estar más centrados en cómo “liberar” tanto estancamiento provocado por propios y extraños en nuestras escuelas?

¿Quién nos puede decir cuál es la situación actual de nuestras escuelas a una semana de iniciar clases?, ¿ha habido soluciones a las precariedades que muchas personas viven desde la cruda extrema pobreza?

Mientras muchos maestros todos los días consiguen “ride” para llegar a sus centros escolares, o bien caminan mucho tiempo para impartir sus clases en lejanías; o bien muchos alumnos aún no consiguen uniformes o útiles escolares, y de la misma manera peregrinan kilómetros para poder llegar a una escuela... nuestro México sigue centrando su atención en las culpas al régimen saliente y entrante de los acuerdos hechos debajo de la mesa.

Vale mucho denunciar y hay que seguirlo haciendo - no callar, pero no olvidemos que la visión profética también anuncia. Y mucho estamos ávidos de buenas noticias, de las que pasan desapercibidas, de las que merecen extenderse por todo el territorio nacional.

Ya lo diría el Evangelio de San Lucas en su capítulo 20, versículo 25:

“Reddite ergo quae sunt Caesaris, Caesari et quae sunt Dei Deo” - Den al César lo que es del César y a Dios lo que es De Dios.

 

También pede interesarte: Color Esperanza: la antesala del ciclo escolar 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com