Escribo como feministe

“No basta decir solamente la verdad, más conviene mostrar la causa de la falsedad" 

Aristóteles



Antes de que comience este artículo de manera formal, debo advertir al lector que éste se encuentra plagado de humor negro y sarcasmo. De no ser obvio un chiste intentaré aclararlo con elementos retóricos como cursivas o comillas. Dicho eso, espero que además de una risa, usted pueda llevarse una reflexión.

En la actualidad es imposible no ofender a alguien, por ello, debemos minimizar les probabilidades de que no nos sintamos agredides, poner colchones en cada esquine, eliminar conceptes biológiques básiques, e incluso destruir nuestres conceptes sociales y cultures a favor de un munde nuevo, lleno de tolerancie y amor, en el que no habrán mujeres, hombres, ni demostración algune de superioridad de algún ser sobre otro. Debemos dejar atrás todes nuestres tradiciones y démosle le bienvenide a le culture de le inclusión, seamos libres, dejemos atrás todo concepte de lógique o argumente, y abracemos les sentimientes, porque claramente eso es le único que importa.

¡Cuán ciegos hemos sido!

Escrito lo anterior, le pagaré a cualquier lector que me lo demande un tratamiento de cáncer de ojos si es por razón del párrafo anterior, proposición que seguramente me dejará en quiebra.

La razón por la que escribo esta broma pesada, es para ejemplificar al lector la deformidad que pretenden imponernos lingüísticamente, una aberración en el sentido más estricto de la palabra, diseñada para crear cambios de facto, sin previo consentimiento social, o deformación natural del lenguaje, como se ha dado siempre.

Es una mala práctica que la izquierda liberal populista ha adoptado en todo el mundo, intentan cambiar una ley, vetan esto y lo otro, parchan un par de cosas y creen que todo está arreglado con un poco de control mediático… pero creo que nos subestiman.

Y ahora, en su nuevo producto enlatado, fácil de digerir, nos presentan el modernísimo “lenguaje inclusivo” en sus modalidades “ilegible”, “ininteligible” y “ridículo” para su fácil administración, solo inserte una “E” donde fuera que pudiere haber una “A” que señale femineidad o una “O” que señale masculinidad, y verá como podrá disfrutar de este nuevo producto… ¡Es gratis!

He elegido el humor como elemento en este artículo, porque de otra forma yo mismo no podría escribirlo… siento que es el tipo de cosas que un hombre escucharía por la radio anunciarse mientras se apunta en la cabeza con una pistola en un cuarto oscuro, y llora porque no le queda nada en la vida, a sencillas luces, esto es deprimente.

Luego de las grandes promesas de paz, luego de los derechos humanos, luego de los grandes movimientos que nos hicieron una mejor sociedad en temas de misoginia y racismo, después del sueño americano y la caída del muro de Berlín, pareciera que el mundo y la cultura sólo ha decaído en un pozo sin fondo, en una empresa suicida, en un eterno deseo de autodestruirse.

Este “lenguaje inclusivo” sólo es uno de los síntomas, ya estamos enfermos; un día, la neolengua nos llegará de verdad y la harán una realidad, un día “el ministerio de la verdad” nos impondrá censura insoportable, como si no lo fuera ya; un día aprobarán el aborto en Argentina, algún día legalizarán la pedofilia, al siguiente lo que sigue y lo que sigue y así hasta el final… hasta que no quede nada más, hasta que cada miga de decencia cultural ética o humana sea relativizada y difuminada hasta el olvido y el infinito abismo.

Un día también la realidad nos golpeará con una fuerza para la que no estábamos preparados, y por estar divididos, discutiendo por géneros, razas y otras nimiedades no podremos confrontar a la realidad. Caeremos como Roma lo hizo, o Grecia, o Alemania, o como cualquier otro imperio que pasó por lo que nosotros estamos pasando.

Al final, parece que sólo quedan dos preguntas en el tintero, primero, ¿por qué es que estamos discutiendo estas tonterías?, ¿qué nos llevó a hacernos preguntas tan (sinceramente) irrelevantes?

Y segundo pero incluso más importante, ¿por qué todos parecen tan preocupados por qué son… en vez de por quiénes son?

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com