Estudiar la cultura de la paz, es un buen comienzo

La cultura de la paz contiene estos elementos: la verdad, justicia, amor y libertad. Es una buena noticia que la SEP retome estos conceptos en los libros de texto.


Cultura de la paz en textos de la SEP


En un breve estudio que realizó la Alianza de Maestros respecto a los libros de texto de la SEP, de Ética de primero de secundaria y de sexto grado de primaria, vimos con agrado que su contenido incluye la cultura de la paz. El que las nuevas generaciones estudien y sean constructores de la paz es un paso importante dentro de las aulas y para la sociedad.

La cultura de paz es un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que reflejan el respeto a la vida, al ser humano y su dignidad. Sin duda, la paz es necesaria. Ésta se ha de construir sobre cuatro pilares que son: la verdad, la justicia, el amor y la libertad.

La verdad, es el fundamento de la paz cuando cada individuo tome conciencia rectamente, más que de los propios derechos, también de los propios deberes con los otros».

La justicia, edifica la paz cuando cada uno respete concretamente los derechos ajenos y se esfuerce por cumplir plenamente los mismos deberes con los demás».


El amor será fermento de paz cuando la gente sienta las necesidades de los demás como propias y comparta con ellos lo que posee, empezando por los valores del espíritu».

Finalmente, la libertad será el alimento de la paz y la hará fructificar cuando, en la elección de los medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la razón y asuman con valentía la responsabilidad de las propias acciones.
En razón de lo anterior, para lograr la paz, es necesario educar para la paz. Esto es hoy más urgente que nunca porque los hombres, ante las tragedias que siguen afligiendo a la humanidad, están tentados de abandonarse al fatalismo, como si la paz fuera un ideal inalcanzable.

En este cometido de educar para la paz, surge la urgente necesidad de enseñar el sentido autentico del respeto y para ello, necesitamos maestros que no solo enseñen por cumplir horas, sino que sean transformadores e impulsores de una nueva generación en favor de la paz.

Necesitamos trabajar en el inmenso desafío de establecer un nuevo sistema de relaciones en la sociedad, bajo la enseñanza y el apoyo de la verdad, la justicia, el amor y la libertad.

¡La Paz, es posible!

Te puede interesar: Nuestra nueva independencia


@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com