Al maestro por siempre…

Gracias a cada Maestro por siempre….



Armando era un chico que cursaba el 3er. año de primaria. Era un niño que vivía de manera constante los arrebatos de sus padres, además de sus constantes desatenciones y maltratos.

 

El maestro Clemente, era el profesor de Armando, quién conocía la problemática del niño y procuraba estar al pendiente de él. Le preguntaba como seguían las cosas y trataba de apoyarlo en su desempeño escolar.

 

Cierto día, la clase corrió normal y llego el momento del recreo. Todos los chicos empezaron a salir a su merecido descanso, pero Armando estaba nervioso, espero a que todos salieran y se acercó al escritorio de su maestro.

 

El profesor calificaba la actividad que habían hecho los alumnos minutos antes, pero armando se quedó parado de frente al maestro, sin decir palabra. El profesor al percatarse de que su alumno estaba ahí, levanto la mirada y sonriendo le pregunto:

 

Armando, ¿no vas a salir al recreo?

 

No profesor – contesto Armando –

¿Te encuentras bien?, ¿pasó algo en casa? – volvió a preguntar –

Maestro, – le dijo Armando – Quiero pedirle un gran favor.

Si dime, ¿en qué te puedo ayudar? – pregunto, haciendo a un lado lo que estaba calificando –

Maestro, usted es mi amigo ¿verdad?.

Si Armando, soy tú maestro y tú amigo también – respondió -

Y los amigos se ayudan ¿verdad? – le pregunto Armando con más confianza –

Si Armando, los amigos se apoyan y se ayudan, por eso son amigos – le respondió el maestro –

Maestro, si usted es mi amigo y si los amigos se ayudan, quiero pedirle que me adopte, ya no quiero vivir en mi casa, ¿puede ayudarme? – Le dijo Armando apretando los puños y tratando de poner la mejor cara que podía en ese momento-

 

El maestro Clemente quedo asombrado por la petición de su amigo, se levantó de su asiento y le dio un fuerte abrazo

 

Le dijo que era un gran chico, que era su amigo, pero que no era tan fácil, lo que pedía, pero como su amigo que era, platicaría con sus padres y que las cosas mejorarían.

 

En los días siguientes el maestro Clemente, hablo con los padres de Armando, la reacción los impactó, Armando pudo hablar de lo que sentía, de lo que vivía y los padres pudieron comprender el abismo que habían generado en su hogar sin darse cuenta.

 

Al maestro Clemente, donde se encuentre, en esta vida o en la otra, Gracias por transformar la vida de sus alumnos, en hombres y mujeres que hoy queremos aportar nuestros talentos en hacer mejor este pedazo de patria que Dios nos dio.

 

A todos los maestros, que son como el maestro Clemente o que fueron o que serán, simplemente Gracias. A cada uno de ustedes, Gracias.

 

Gracias a cada Maestro por siempre….

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com