En Chile Francisco pide asumir una opción radical por la vida

El Papa Francisco, ha llegado a Chile, y ha pronunciado sus primeros mensajes, en los cuales ya tocó temas muy importantes para esa nación y para el mundo.


Tres fuertes mensajes del Papa


En el vuelo de Roma a Santiago, la ciudad capital, Su Santidad como es costumbre saludó a los representantes de los medios de comunicación y en esta ocasión les regaló la estampa que mandó imprimir con ocasión del nuevo año, en esta se observa a un pequeño, con su aún más joven hermano, muerto, atado a su espalda. El niño esperaba el turno de sus hermano para ser cremado, poco después de la explosión de la bomba atómica. La placa, fue tomada en 1945, en Nagasaki, por Joseph Roger O´Donell, tras la explosión nuclear en esa ciudad y el Papa solo pidió que se agregara a la estampa la frase “el fruto de la guerra”.

En este tenor, el Papa respondiendo una pregunta de los medios, afirmó “si, de verdad tengo miedo. Estamos en el límite. Basta un accidente para desencadenar la guerra. A este paso, la situación corre el riesgo de precipitar. Por lo tanto, hay que destruir las armas. Empeñarnos en el desarme nuclear”.

Por otro lado, en el discurso que ofreció ante las autoridades civiles, sociedad civil y cuerpo diplomático externó, el Papa lanzó un llamado al pueblo a sus autoridades, a saber escuchar, ya que el futuro de la nación chilena, depende en gran medida de esa capacidad de escucha y pidió se escuche a los jóvenes que quieren contar con oportunidades para colaborar con la nación; así como a los niños que "esperan de nosotros respuestas reales para un futuro con dignidad".

Y sobre el tema agregó, “aquí no puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza, vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de Ministros de la Iglesia (…) me quiero unir a mis hermanos en el episcopado, ya que es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñamos para que no se vuelva a repetir”.

Además, en el mismo discurso, que pronunció ante la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, dijo que “el alma de la chilenía, es vocación a ser, esa terca voluntad de existir. Vocación a la que todos están convocados y en la que nadie se puede sentir excluido o prescindible. Vocación que reclama una opción radical por la vida, especialmente en todas las formas en la que ésta se vea amenazada”.

Cabe destacar que la presidenta Michell Bachelet, presentó una iniciativa al Congreso de su país, para que se aprobara el aborto bajo tres causas, la que se aprobó en el congreso y poco después también se permitió por el Tribunal Constitucional, que la calificó como de acuerdo a la Constitución.

 

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.