Obispos de EU, llaman a fieles a defender a los “Dreamers”

Los obispos católicos de Estados Unidos convocaron a un “día nacional de llamadas para proteger a los ‘dreamers’”, el próximo 26 de febrero en el que se invita a todos a que se comuniquen con sus legisladores tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes solicitando una solución para estos jóvenes inmigrantes y protegerlos de la deportación.


Obispos claman defender a soñadores


El Cardenal DiNardo, Arzobispo de Galveston-Houston y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, así como el Arzobispo de Los Ángeles, Monseñor José Gómez Vicepresidente y el Obispo Vásquez de Austin, Presidente del Comité de Migración de la Conferencia, mediante un comunicado manifestaron su profunda decepción por el hecho de que el Senado no se unió para ofrecer seguridad jurídica a los jóvenes que llegaron siendo niños a Estados Unidos, llevados por sus padres.

El plazo con el que cuenta para evitar la deportación estos llamados “dreamers”, es el próximo 5 de marzo, y en este contexto nuevamente, los prelados pidieron a los legisladores mostrar el liderazgo necesario para crear una solución justa y humana para estos muchachos que afrontan la incertidumbre.

Por lo anterior, es que invitan a los fieles a manifestar su opinión a los legisladores vía telefónica, el próximo lunes 26 de febrero, en esa jornada de llamadas para la protección de los “dreamers”, en la que se pediría que no se les deporte, así como que se abra una vía a la ciudadanía y que no se generen daños a la protección de las familias y a los menores migrantes no acompañados.

Recordaron que nuestra fe nos exhorta a estar siempre con los más vulnerables, pero se debe mostrar ese apoyo y solidaridad en esta situación especial. Ahora es el tiempo de la acción, concluyeron los obispos norteamericanos.

Los jóvenes soñadores o “dreamers”, son aquellos muchachos que llegaron a la Unión Americana de forma irregular llevados por sus padres, y que cumpliendo ciertos requisitos fueron amparados de la deportación por dos años, renovables y podían contar con permiso de trabajo mediante un programa gubernamental conocido como DACA, sin embargo dicho programa fue eliminado por la administración de Donald Trump, sin embargo los efectos de esta decisión se diferían hasta el mes de marzo, no obstante tampoco el Poder Legislativo de Estados Unidos ha llegado a una ley que solucione definitivamente el problema en el que se encuentran inmersos 1.8 millones de personas como beneficiarios o aspirantes al beneficio de programa.

El Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, también hizo una publicación en español, señalando el comunicado de la Conferencia de Obispos en su perfil de Facebook.

 

Con información de Agencia Fides.

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.