Armas sí, armas no

Vuelve a el debate en Estados Unidos sobre el control de armas. En esta semana, un individuo disparó sobre un grupo de senadores matando a uno e hiriendo a varios. El presidente Trump tuvo una reacción inusualmente moderada, pero varios de los congresistas republicanos reafirmaron su postura contra el control de las armas.



El tema de permitir a la población civil tener armas es un debate muy estadounidense. En la mayoría de los países el tema ya no se debate. A primera vista, a menos armas en manos del público habría menores homicidios. Las estadísticas, en principio, no avalan esta idea.

Las estadísticas mundiales muestran, por ejemplo, que en Estados Unidos hay ocho homicidios voluntarios por cada cien mil habitantes, mientras que en Rusia hay diez y en México dieciseis. Sin embargo, tanto en México, como en Rusia hay control de armamento para la población civil.

Según esas mismas estadísticas, publicadas por el Banco Mundial, en Venezuela hay anualmente sesenta y dos homicidios por cada cien mil habitantes, mientras que en Suiza hay un homicidio. Curiosamente, en este último país todo ciudadano tiene la obligación de tener en su casa el arma que se le entrega durante su servicio militar, mantenerla en buen estado, y asistir periódicamente a un entrenamiento para asegurar que tiene la capacidad de usarla. Lo que hace de Suiza uno los países más armados de este mundo y a la vez uno con la menor tasa de homicidios.

El argumento de estos congresistas republicanos de Estados Unidos es que si ellos hubieran estado armados no hubieran estado en peligro. Como niños, decían y una y otra vez: “Es injusto; el agresor estaba armado y nosotros no”. Lo cual no deja de ser un argumento absurdo. Aun estando armados, estos congresistas maduritos y mal entrenados no podrían reaccionar a tiempo contra un ataque suicida, premeditado y basado en la sorpresa. Para cuando reaccionaran, ya habría varios muertos. Como ocurrió en este evento: los guardias armados que los acompañaban mataron al agresor, pero no pudieron reaccionar a tiempo para evitar el daño que hizo.

Al final, es un tema de valores y de cultura. Países con control de armamento tienen tasas de homicidios muy superiores a las de Estados Unidos, mientras que, en Suiza, donde las armas están en manos de la sociedad, la tasa de homicidios es de las menores en el mundo.

Personalmente, creo que debería haber mayor control de las armas, pero sobre todo de la producción y distribución de las mismas. No deja de haber una gran hipocresía en lamentar el índice de muertes violentas y al mismo tiempo permitir total libertad en la producción y distribución de armamento.

El gran tema son los valores, es la cultura. Los atentados terroristas recientes han demostrado ser muy letales usando automóviles o cuchillos para cometer sus crímenes. No faltará quien asesine a alguien con sus propias manos. Pero, por supuesto, las armas de fuego por su letalidad y la facilidad de usarlas a distancia facilitan la decisión de usarlas. En buena hora se logren mejores controles. En buena hora se limite la producción de armas destinadas a la población civil. Pero no es de esperarse una reducción masiva de los índices de homicidios con esas medidas.

En Edad Media, cuando una buena parte de la población estaba armada, la iglesia logró alguna limitación de la cantidad de homicidios mediante la llamada “tregua de Dios”, tiempos específicos en los que se prohibía el uso de las armas bajo pena de entredicho o excomunión. Hoy no tenemos esos recursos. Sólo nos quedan la educación, el testimonio, la construcción y reconstrucción de los valores en la sociedad. Y sobre todo el ejemplo.

* Consultor de empresas. Académico del TEC de Monterrey. Ha colaborado como editorialista en diversos medios de comunicación como el Heraldo de México, El Universal, El Sol de México y Church Fórum

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

* Las opiniones expresadas en esta columna son de exclusiva responsabilidad del autor y no constituyen de manera alguna la posición oficial de yoinfluyo.com