Los jóvenes son el presente

Joven, piensa qué vas a hacer por tu futuro, procura el planeta en el que vas a vivir y asegura un porvenir a la vocación que vayas a elegir.


 Jóvenes 
unidos por el futuro


Vivimos en una época en la que los población joven tiene una gran responsabilidad. Más allá de velar por su propios intereses, están procurando el bienestar de su propia generación, pero además, de las generaciones que vienen detrás de ellos y las generaciones que están delante de ellos.

En mi época decían que los jóvenes eran el futuro. No cabe la menor duda de que eso ha cambiado, los jóvenes son el presente.

Y es que la presencia de factores que pudiesen vulnerar sus sueños e ilusiones los hacen jugar un papel importante en la sociedad para asegurar la realización de sus metas, y de paso, el bienestar del prójimo.

Actualmente, uno de los agentes que pudiesen significar un obstáculo para los jóvenes es la situación del medio ambiente que cada vez se vislumbra más crítica y preocupante. O la incertidumbre del desempleo.

Ante estas circunstancias la población de 18 años a 29 –e inclusive menor– debe dejarse de cuestionar ¿qué va a suceder ante el futuro incierto?, y mejor pensar ¿qué voy a hacer para evitarlo?

Afortunadamente, yo ya veo a jóvenes actuantes. Percibo una creciente participación de los jóvenes en el desarrollo del emprendedurismo social, que va más allá del emprendedurismo tradicional que busca obtener utilidades.

El emprendedurismo social consiste en generar mayor bienestar o mayor bien común en el entorno en el que vivo. Su fundamento radica en la pregunta, ¿yo qué hago para que mi planeta sea mejor, y a la vez, pueda generar un negocio que me permita vivir?

Del emprendedurismo social han salido algunas iniciativas para procesar la basura. Un ejemplo es el Corporativo de Programas de Reciclaje Dart en donde el unicel ya no es considerado como basura, sino como una materia prima para la elaboración de nuevos productos. Es decir, ya hay alguien preocupado por el futuro. Son jóvenes actuantes que nos ayudan a que el mundo cambie. Los jóvenes ya no sólo piensan en lo local, en su calle, colonia, localidad; piensan en lo global.

En ese sentido, también es importante que los jóvenes estén atentos en el ámbito político de su país. Hoy no se pueden fiar de cualquier propuesta política que presenten nuestros gobernantes, es necesario analizar y saber identificar si es conveniente y va encaminada a mejor la vida de los gobernados.

Los jóvenes deben estar atentos para decidir y exigir. Pero sin dejar de lado ese espíritu característico de los jóvenes de decir “Yo quiero que el mundo sea diferente, pero primero, yo voy a ser diferente”. Es así que te pregunto a ti, joven: ¿ya te pusiste a pensar en tu futuro?, ¿habrá un buen país?, ¿existirán las condiciones adecuadas para vivir?, ¿habrá oportunidades de trabajo?, ¿vas a poder acudir al llamado de tu vocación?

Y si ya te lo estás preguntando, date cuenta que ya no es cuestión de preguntarse, sino de poner manos a la obra para que suceda.

 

Te puede interesar: ¿Y tú qué haces?

@yoinfluyo

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.