¿Una constitución moral que no preserva la integridad familiar?

Resulta contradictorio que López Obrador promueva una constitución moral que rescate valores éticos y morales, cuando su equipo más cercano apuesta precisamente por una serie de antivalores sociales y familiares.


Incongruencias de la Constitución Moral


La Constitución Moral para la Cuarta Transformación va. Esta semana fue presentada la convocatoria que realizará el gobierno de López Obrador para elaborar, junto con la ciudadanía dicen, un documento que siente las bases morales y éticas para nuestro país.

La idea en principio no parece mala. Es claro que una transformación positiva en nuestra nación tendrá que centrar sus bases en una renovación auténtica que resalte los valores trascendentes como la unidad, solidaridad, el respeto a la vida y a la familia como base social.

La idea también parece positiva cuando afirman que la presunta Constitución Moral tendrá como base la Cartilla moral redactada por el maestro Alfonso Reyes en 1944 a petición de la Secretaría de Educación Pública. Testimonio pedagógico de uno de nuestros mejores escritores, que incluso fue definida como “la versión mexicana de la cultura universal”.

La idea parece sensata cuando señalan que los ejes temáticos para la redacción del documento serán: el respeto a la persona, a la familia, a la sociedad humana, a la patria, a la especie humana y a la naturaleza. Es imposible no estar de acuerdo.

El problema viene cuando comenzamos a leer entre líneas los intereses de esta pretendida constitución y vemos los perfiles de los responsables de llevarla a cabo. Las características incongruencias de la cuarta transformación saltan a la vista.

Por ejemplo, una de las coordinadoras de la constitución moral será Verónica Velasco, esposa de Epigmeno Ibarra, uno de los mayores apologistas del narcotráfico y el crimen organizado, promotor a través de sus telenovelas y series de antivalores familiares y sociales. La ironía en pleno.

Por otra parte, diversos colectivos de izquierda y progresistas ya anunciaron su intención de participar en la convocatoria con una serie de propuestas que pretenden ampliar los temas que abordará el documento. Será un hecho que la ideología de género quedará plasmada en el documento. No les importará la contradicción con los planteamientos originales de Alfonso Reyes exaltando la institución familiar o los “valores morales y éticos” que el presidente electo dice defender, pero que sus seguidores atacan con furibundo empeño.

Y esta contradicción queda mucho más explícita en la serie de iniciativas que a rajatabla busca imponer Morena, el partido de López, a través de sus diputados y senadores en el Congreso.

Derecho al aborto, a la maternidad subrogada, al descarte de los adultos mayores a través de la eutanasia, a la primacía del Estado sobre los padres en materia de educación, a una distorsionada educación sexual, a la legalización de las drogas que tanto daño hacen a cientos de miles de jóvenes en nuestro país.

La lista resulta apabullante. ¿Ésa es la renovación moral y ética que pretende Morena?, ¿tiene algo que ver eso con una visión ética trascendente?

Es un hecho, México necesita reforzar sus valores familiares, sociales y morales. Es apremiante; pero la pretendida constitución moral del próximo gobierno no es la solución, no puede serlo si sus organizadores y postulados trabajan a toda prisa, pero en sentido contrario.

Te puede interesar: ¿Venganza como antónimo de justicia?

@yoinfluyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.